Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

giotto

De Flavio Ciucani

Francisco salió de Egipto donde había visto los horrores de la guerra de los cruzados. Había hablado con el Sultan al-Malik. Había aprovechado la oportunidad para visitar Palestina y los lugares santos.
En la primavera de 1219 Francisco, antes de embarcarse para Italia, se encuentra con un tal fraile Stefano, quien le contó sobre la división entre frailes, que se produjo durante su ausencia, debido a la regla; se habló de traiciones y de que alguien estaba revisando la regla de una manera menos rígida.
 
Francisco, junto a él Pietro Cattani, Elia, Cesario da Spira y Stefano, abandonó la Tierra Santa y se embarcó en San Giovanni d'Acri para navegar hacia Venecia. Durante la travesía, Francisco reflexionó en silencio si había hecho bien en dejar a sus frailes para ir a una misión demasiado grande para él, es decir, convertir al sultán. Quizás se preguntaba por qué su regla se consideraba demasiado rígida si Jesús mismo se la había dado a los Apóstoles, y por qué querían seguir su ejemplo si no estaban de acuerdo.
 
Al llegar a Bolonia, un hecho sorprendente pondrá a prueba la paciencia del padre fundador del movimiento franciscano. Algunos frailes habían instalado un monasterio en una gran casa de ladrillos y, horror de los horrores, en ese convento los frailes, contra toda perfecta alegría, se dedicaron a los estudios teológicos. Los frailes fueron inmediatamente desalojados por orden de Francisco; algunos de ellos fueron a quejarse al cardenal Ugolino, protector de los franciscanos. En este punto, Francisco tomó la decisión de ir a Roma para hablar con el Papa o con el cardenal Ugolino. Pero en Roma, Honorio III aprobaba una regla, en la que también había metido mano el cardenal Ugolino, para hacerla no sólo menos rígida, sino sobre todo para frenar el desplazamiento excesivo de los frailes, de los que se quejaban los obispos y por tanto poder controlarlos mejor. Francisco se atrevió a quejarse de la propiedad de los conventos, pero el cardenal Ugolino dei Conti di Segni (de los condes de la señal) (que más tarde se convertiría en Gregorio IX y proclamaría santo a Francisco), elegido protector de los franciscanos por Honorio III, le aseguró que todas las propiedades de los frailes eran propiedad de la Iglesia.
 
Francisco decide renunciar como ministro general de su movimiento, convirtiéndose en fraile entre los frailes y partió acompañado de algunos frailes al sur de Italia, luego regresando a Asís, se detuvo en Greggio. Tal vez buscaba un consuelo divino que lo sacara de las diatribas humanas de sus queridos frailes. Llamó al señor de Greggio, Giovanni Velita, y le confió uno de sus deseos: ver reconstruida la escena del nacimiento de Jesús. . Quizás en su alma, deseosa de parecerse a Cristo en todo, resonaban las palabras del Evangelio "Deja a los niños, no impidas que vengan a mí, porque el reino de los cielos es para los que se parecen a ellos". (Mt 19, 14). Y Giovanni Velita organizó para él la escena de Belén, con personajes reales tomados del pueblo de Greggio; sólo faltaba el Niño Jesús. Según la tradición, el pequeño niño, debía mostrarse vivo y sano en el pesebre. Francisco lo tomó y lo abrazó gentilmente con ternura y lloró por el consuelo recibido en esa noche de Navidad del 1223
flavio2
Luego se retiró a la montaña de La Verna donde mientras estaba en oración “vio en una visión divina a un hombre por encima de él, clavado en la cruz. ... No podía entender nada en concreto y le preocupaba la singularidad de la aparición, cuando empezaron a aparecer marcas de clavos en sus manos y pies. ... El lado derecho estaba entonces como atravesado por una lanza, con una gran cicatriz, y muchas veces emanaba sangre ... ", y a pesar del dolor de los estigmas, la ceguera casi total, su cuerpo sentido por la fiebre, continuó predicando como el más humilde de los frailes de Umbría y de Le Marche. A finales del verano de 1226 regresa a Asís, a la Porciúncula, y llamó a sus amigos y hermanos a su alrededor, dictó su testamento, y el 4 de octubre de 1226 moría, y todos los presentes vieron los estigmas.flavio3

"El Señor me dijo, Fray Francisco, debes comenzar a hacer penitencia así: cuando estaba en pecado, me parecía demasiado amargo ver los leprosos; y el Señor me condujo entre ellos y les mostré misericordia. Y mientras me alejaba de ellos, lo que me parecía amargo se transformó en dulzura de alma y cuerpo. Y después, me quedé un tiempo y dejé el mundo.

Y el Señor me dio tanta fe en las iglesias, que simplemente oré y dije: "Te adoramos, Señor Jesucristo, también en todas tus iglesias que están en todo el mundo y te bendecimos, porque con tu santa cruz has redimió al mundo ".
Después el Señor me dio y me da una enorme fe en los sacerdotes que viven según la forma de la santa Iglesia Romana, por su orden, que aunque me persigan, quiero recurrir a ellos. Y si yo tuviera tanta sabiduría como Salomón, y me encontrara con sacerdotes pobres de este mundo, en las parroquias donde viven, no quiero predicar en contra de su voluntad. Y a estos y a todos los demás quiero temer, amar y honrar como mis amos. Y no quiero considerar pecado en ellos, porque en ellos reconozco al Hijo de Dios y ellos son mis amos. Y hago esto porque, del mismo Hijo Altísimo de Dios, nada veo corporalmente en este mundo, sino el cuerpo santísimo y la sangre santísima que ellos reciben para sí mismos y administran a otros.
Y quiero que estos misterios santísimos por encima de todas las demás cosas sean honrrados, venerados y colocados en lugares preciosos. Y en todas partes encontraré manuscritos con los sagrados nombres, y sus palabras en lugares indecentes, quiero recolectarlas y rezo para que sean recogidos y colocados en un lugar decente.

Y debemos honrar y venerar a todos los teólogos y a quienes administran las santísimas palabras divinas, así como a quienes administran nuestro espíritu y nuestra vida.
Y después que el Señor me dio a los frailes, nadie me mostraba lo que debía hacer, pero el Altísimo mismo me reveló que tenía que vivir según la forma del santo Evangelio. Y lo tenía escrito en pocas palabras y con sencillez, y el Señor Papa me lo confirmó.
Y los que vinieron a abrazar esta vida repartieron a los pobres todo lo que podían tener, y se contentaron con una sotana única, remendada por dentro y por fuera, con la faja y los pantalones. Y no querían tener más. Nosotros los clérigos decíamos el oficio, según los demás clérigos; el laicado decía el "Padre Nuestro"; y con mucho gusto nos deteníamos en las iglesias. Y éramos analfabetos ( iletrados) y sumisos con todos.

Y trabajaba con mis manos y quiero trabajar; y QUIERO FIRMEMENTE que todos los demás frailes trabajen en un trabajo que corresponda a la honestidad. Aquellos que no saben, aprendan, no por codicia para recibir la recompensa del trabajo, sino para dar el ejemplo y alejar la ociosidad. Y cuando no sea dada la recompensa del trabajo, recurramos a la mesa del Señor, mendigando de puerta en puerta.

El Señor me reveló que dijeramos este saludo: "¡Que el Señor te dé la paz!".

CUIDADO los frailes de no aceptar en absoluto iglesias, casas de pobres y todo lo que se les construya, si no fuera como corresponde a la santa pobreza, que prometimos en la Regla, acogiéndolos siempre como forasteros y peregrinos.
MANDO ESTRICTAMENTE por obediencia a todos los frailes que, dondequiera que estén, no se atrevan a pedir carta alguna [Nota: es decir, recomendaciones] en la curia romana, ya sea personalmente o por intermedio de otra persona, ni para una iglesia ni para cualquier otro lugar, ni por motivo de predicación, ni por la persecución de sus cuerpos; y donde no los reciban, huyan a otra tierra para hacer penitencia con la bendición de Dios.
FIRMEMENTE QUIERO obedecer al ministro general de esta fraternidad y al tutor que quiera asignarme. Y asi quiero ser un prisionero en sus manos, que no pueda ir más allá de la obediencia y su voluntad, porque él es mi señor. Y aunque soy sencillo y enfermo, quiero tener siempre un clérigo, que recite el oficio asi como está prescrito en la Regla.
Y no digan los frailes: "Esta es otra Regla", porque esto es un recordatorio, una amonestación, una exhortación y mi testamento, que yo, Fraile Francisco pequeño, hago a vosotros, mis benditos hermanos, porque observamos más católicamente la Regla que le prometimos al Señor.

Y el ministro general y a todos los demás ministros custodios están obligados, por obediencia, a no añadir ni restar nada de estas palabras.
Y SIEMPRE TENGAN CON UDS ESTE ESCRITO JUNTO CON LA REGLA. Y en todos los capítulos que hacen, cuando leen la Regla, también leen estas palabras [Nota: la regla de "Pedro" no debe anular la de "Juan"]. Y a todos mis frailes, clérigos y laicos, MANDO FIRMEMENTE, por obediencia, que no inserten explicaciones en la Regla y en estas palabras diciendo: "Así es como deben entenderse" sino, como el Señor me ha dado que diga y escriba, con sencillez y pureza la Regla y estas palabras, así intentad de entenderlas con sencillez y sin comentarios y de observarlas con obras santas hasta el final.
Y todo aquel que observe estas cosas, sea colmado en el cielo, de la bendición del Altisimo Padre, y en la tierra sea colmado de la bendición de su Hijo amado con el Paráclito del Espíritu Santísimo y con todos los poderes del cielo y con todos los santos. [Nota: parece una bendición “Urbe et Orbi”]. Y yo, fray Francisco, tu servidor, por lo poco que puedo, os confirmo a vosotros dentro y fuera de esta santísima bendición. Amén."

Flavio Ciucani
11 de marzo de 2021
http://www.flaviociucani.it/

banner flavio ciucani
Allegato:

Las bodas de Cana: La madre y el esposo
https://www.thebongiovannifamily.com/cronicas-de-las-arcas-2020/9115-las-bodas-de-cana-la-madre-y-el-esposo.html

- Le analisi e le opinioni dello storico Flavio Ciucani
https://www.thebongiovannifamily.it/flavio-ciucani.html

8-4-20 Teología Profética
https://www.thebongiovannifamily.it/cronache/cronache-dalle-arche/cronache-dalle-arche-2020/8431-teologia-profetica.html

No solo teología
https://www.thebongiovannifamily.com/flavio-ciucani/9002-no-solo-teologia-2.html

El rol de las Apariciones marianas
https://www.thebongiovannifamily.com/cronicas-de-las-arcas-2020/8989-el-rol-de-las-apariciones-marianas.html


Los signos de la presencia de Cristo
https://www.thebongiovannifamily.com/flavio-ciucani/8790-los-signos-de-la-presencia-de-cristo-2.html

Cuando Jesus instigaba al suicidio a quien mataba a los niños
https://www.thebongiovannifamily.com/flavio-ciucani/8791-cuando-jesus-instigaba-al-suicidio-a-quien-mataban-a-los-ninos-2.html

La verdad sobre la aparición de la Virgen en La Salette
https://www.thebongiovannifamily.com/flavio-ciucani/8612-la-verdad-sobre-la-aparicion-de-la-virgen-en-la-salette-en-francia-2.html

El PBI de una Italia sin alma
https://www.thebongiovannifamily.com/flavio-ciucani/8614-el-pbi-de-una-italia-sin-alma-2.html

Un Evangelio bajo tutela
https://www.thebongiovannifamily.com/flavio-ciucani/8615-un-evangelio-bajo-tutela-2.html

Corpus domini
https://www.thebongiovannifamily.com/flavio-ciucani/8265-corpus-domini-2.html

 

 

 

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio



bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100