Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

preghiera tramontoDEL CIELO A LA TIERRA

UNA DONCELLA DEL AMOR DE DIOS, LADY ÓSCAR, HA ESCRITO CUÁNTO HA EMANADO DE SU ESPÍRITU DE LUZ. UN OCÉANO DE AMOR Y DE BELLEZA.


NOSOTROS LA AMAMOS CON TERNURA INFINITA.
SETUN SHENAR Y LOS HERMANOS CON AMOR A LADY ÓSCAR Y A SUS HERMANOS EN LA TIERRA.

PLANETA TIERRA
22 de agosto 2020. 11:17 horas
G.B.

 
La fuerza del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo
Por Francesca Panfili

El sello del amor de Dios ha descendido sobre de nosotros para iniciarnos a la última batalla.

La luz del Padre nos ha bendecido con el Bautismo de fuego para liberarnos de nuestras miserias. Ha abierto el ojo del espíritu que todo lo ve para intuir mejor hacia dónde estamos yendo, para invitarnos a ser servidores de la Vida más de lo que hacemos, para rociar la semilla de la nueva sociedad en el mundo con determinación, para tener aún más fuerza en atacar al mal y para apoyar con más convicción aún el designio del Absoluto para el mundo, la semilla de la nueva era, el Reino de Dios y su justicia, el amor por encima de todo, la fraternidad universal como vía maestra, la evolución como acto cotidiano, la acción como único camino para el cumplimiento del proyecto divino y como renacimiento a una nueva vida para cada uno de nosotros en el seno de los valores universales que la Madre Celeste Miriam nos recuerda con fuerza.

Al profeta de Dios entre nosotros le ha sido confiada también la tarea de hacer florecer las semillas plantadas en nuestra alma, hacerlas brotar con el calor del Sol Crístico y con el agua de la vida que es el Conocimiento que se realiza interiormente con la acción, para ser plantas robustas con raíces profundas y con el tronco que no se rompe, listas para brotar en la primavera del espíritu que es la que estamos viviendo, de forma que de esas flores puedan nacer nuevas semillas que a su vez se convertirán en plantas fuertes que se elevarán al cielo para cantar la gloria de Dios en el juego eterno de nacimiento y muerte de la vida.

Y cuando nuestras flores broten seremos sabios y capaces de inundar el mundo rociando este planeta con el polen del amor y de la justicia, resplandeciendo al unísono con la voluntad divina. Ese polen que será la nueva civilización del tercer milenio, ese perfume que será el perfume de la revolución y la vida que esparcirá sus semillas desde el cielo en la tierra y estallará dando copiosos frutos. Los frutos de la realización interior de lo que es la vida y de la evolución. Los frutos del fin de la esclavitud y de las guerras, de las injusticias y de la involución. Los frutos que darán paz, traerán amor, prosperarán en la unión, difundirán Conocimiento y palabras de Verdad, educarán el alma a la alegría del espíritu y se complacerán cuando el Rey del Cielo y de la Tierra vuelva para recoger las mieses.

Confiemos en Cristo, en la enseñanza que Él nos ha dejado y en el antiguo profeta, en aquél que el Padre nos ha confiado, para apoyarlo, amarlo como él nos quiere, ayudarlo como él nos ayuda en el silencio y en la humildad, para honrar con nuestra vida su sacrificio que es el sacrificio de Aquél que guía sus pasos y que no nos ha dejado huérfanos.

Lo que hemos recibido ha sido el bautismo de fuego del Padre que nos guía con su justicia, del Hijo que camina entre nosotros y nos enseña su amor incondicional y del Espíritu Santo, Poimandrés, que despierta en nosotros el aliento de vida que nos ha engendrado para despertarnos, para que comprendamos quiénes somos y cuál es el objetivo principal de nuestra existencia.

El espíritu de Poimandrés ha descendido sobre nosotros, nos ha bendecido y nos ha consagrado a Él. Ha abierto nuestro ojo hacia el infinito invitándonos a introducirnos cada vez más en los vastos secretos que tutelan la Vida.

No podremos olvidar nunca los ojos del Hijo del hombre que hemos visto y en los cuales nos hemos reflejado con todo nuestro ser, donde todas nuestras miseria han sido lavadas y eliminadas gracias a Su sacrificio. No olvidaremos nunca Su voz de amor potente mientras nos imprimía el antiguo sello para renacer a nueva vida y para salvarnos una vez más y sus dedos repasaban sobre nuestra frente la señal del antiguo pacto, el sagrado ritual que se cumplió hace 2000 años.

El Espíritu de Verdad ha descendido sobre nosotros vehiculado por el agua que llevaba impresa la Sagrada Intención del gran Espíritu Solar para permitirnos recordar quiénes somos, para permitirnos cabalgar los cielos y tocar las estrellas contemplando al sacrificio de los dioses, para imitar las proezas y las obras de Aquél a quien debemos todo.

Es así que hemos entendido aún más que nuestra vida no es y no será nunca una vida normal, ni queremos que lo sea. Hemos comprendido que nuestra existencia vive entre los brazos del amor más grande de todos los amores y que busca la justicia del Padre. Es una existencia que desea balancearse en la gloria de los cielos a imitación de nuestro antiguo Maestro, el venerable que nos guía hacia la salvación del espíritu y al conocimiento, el antiguo patriarca que con su vida vence la muerte, cumple lo imposible, gobierna los elementos de la naturaleza que responden a su solicitud de amor y nos enseña como podemos realzarnos siempre a pesar de todo.

El antiguo profeta con su vida y su sacrificio desea conducirnos hacia los lugares que no serán tocados por la absurdidad del mundo. Desea despertar en nosotros nuestra real naturaleza y hacer que participemos al éxtasis del Espíritu Santo que desciende sobre nosotros y renueva todas las cosas, bautizándonos en función de una vida consagrada en el antiguo pacto de Dios para el hombre.

Nosotros que nos hemos complacido en tu presencia, nosotros indignos frente a ti, hemos visto el infinito en tus ojos, hemos llorado de conmoción y alegría por tus gestos lentos que nos imprimían la bendición del sagrado sello, hemos vuelto a ver nuestra vida mientras caminábamos lentamente hacia tus pies sopesando cada paso. Hemos abrazado al Hijo del hombre y nos hemos visto envueltos en tu abrazo fraterno que nos ha vencido el corazón y nos ha salvado de nosotros mismos, de nuestros miedos, de las dudas y de las debilidades, de las ilusiones y del sufrimiento. Hemos recibido de ti la luz que ilumina el mundo y todas nuestras más ocultas habitaciones de la oscuridad de la materia… Nosotros indignos en tu presencia para pedirte que nos salves una vez más y que nos vuelvas merecedores de renovar la antigua promesa.

No podremos jamás olvidar tus ojos, tus gestos, y lo que nos has dicho a cada uno de nosotros no podremos olvidarlo nunca.

Has tenido palabras diferentes para leer en el interior de cada uno de nosotros. Has mostrado tu orgullo y tu gran humanidad sin filtros. Nos has levantado del suelo cuando nos hemos arrodillado. Nos has mostrado tus lágrimas y tu cansancio por lo que estabas viviendo. Todo esto se tranformará en la fuerza que cada día nos permitirá despertarnos por la mañana con una sensación cada vez más fuerte de desear cumplir lo que tú nos has dicho y que has hecho, con la ganas de imprimir en el mundo el ejemplo de amor y justicia que tú nos has enseñado.

Tus abrazos han sido caricias que han curado nuestra alma, el hombro dónde hemos apoyado nuestro rostro bañado de lágrimas ha sido el lecho divino que nos ha consolado después del arrepentimiento de todos nuestros errores y de nuestras miserias, tus ojos han sido la mirada del Hijo del hombre que nos ha devuelto la vida sacrificando la Suya. Tu cuerpo ha sido el puerto seguro al que cualquier peregrino desea arribar. Tus manos han sido nuestra ancla para el despertar del espíritu. Tus gestos una morada familiar que mecía nuestro ser. Hemos visto el sacrificio y el cansacio por tenernos que liberar de nuestros demonios y ahora deseamos aún más colmarte con la más profunda gratitud de la que somos capaces, imitando el ejemplo de quien vive y respira cada día la magnificencia de Cristo.

En ese momento el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo convivían dentro de ti mostrándose ante nosotros que indignamente hemos tenido acceso al antiguo ritual que nos has impreso con una nueva iniciación de la cual no se vuelve atrás y que debemos y queremos honrar con coraje, imitando la grandeza hierática de tu humanidad que reflejaba el mundo entero dando la vida por la Causa del Maestro que nosotros abrazamos.

Has dedicado a cada uno palabras de sabiduría diferentes. Has consolado a las almas afligidas, has tomado sobre ti los males incurables de los dolientes. Has honrado la singularidad de cada. Has dispensado abrazos que nos reflejarán en nosotros hasta a las futuras existencias, has mirado y escudriñado nuestros rostros con los ojos del Maestro que contiene en si todo el universo y los secretos del cosmos. De la intensidad con que apoyaste tus dedos mojados de agua salada en nuestra frente, al modo en cuyo nos miraste y nos revelaste para despertarnos en nosotros aquellos potenciales que tú ves y que nosotros tampoco conocemos. Nos has enseñado una vez más la verdadera naturaleza de quien guía tus pasos y representa tu ser.

Hemos vivido el antiguo ritual del renacimiento a una nueva vida pero también la más grande enseñanza que ha sido la victoria sobre la muerte y sobre el desvanecimiento por haberse esforzado demasiado, por haber dado, despojándoote de tu yo y cediendo el lugar a las voluntades superiores que te mueven por completo.

Verte caer esamine, la desesperación y la tristeza de todos nosotros que nos preguntamos cómo poder ayudarte, tu mirada entre el cielo y la tierra proyectada en un más allá que nosotros no podremos entender nunca y ni siquiera imaginar, ha sido otra gran iniciación que el Padre nos ha donado. Dolidos al verte así e inermes frente a todo esto, te hemos visto renacer y resurgir a nueva vida. Has demostrado toda tu fuerza, toda tu potencia. Te has restablecido, te has puesto de pie con todo tú ser. La fuerza del espíritu y la voluntad de vencer la muerte y la fragilidad del cuerpo, que apenas un momento antes estaba exánime, han prevalecido sobre todo. Has retomado vigor y fuerza y como un león te has levantado. La potencia del Padre te impregnaba después de que el Hijo nos imprimió el símbolo sagrado en la frente. Caminabas como un león de autocontrol entre los presentes sin palabras, mirándonos profundamente a los ojos a todos, te parabas a mirar a algunos con una mirada decidida, fuerte, llena de sed de justicia, esa sed que ha sido el motor con el que has retocado el cielo desde la tierra y, parándote un momento, has dicho con una voz eterna a uno de tus hijos: 'Hijo tienes que volverte a levantar siempre'.

Nos has demostrado el coraje de la vida, la rabia de despertar al Hombre del olvido para renacer de nuevo.

Nos has manifestado todos las facetas de la enseñanza de lo que es la realidad. Nos has hecho dignos de estas realizaciones interiores y nos has hecho renacer junto a ti dándonos la posibilidad por un instante de respirar tu respiro, de sentir como siente tu corazón, de ver cómo tú ves, de vivir tu misma sangre vital que mueve tus pasos, de vivir la alegría de tener dentro de nosotros lo que tienes dentro de ti.

Precisamente cuando te has caído porque te has donado con todo tu ser muriendo en el cuerpo para ofrecer tu vida por nosotros, la fuerza del Padre ha hecho que te realzaras elevándonos hacia el Cielo junto a ti, con la alegría por este nuevo milagro.

Gracias Giorgio. Estás transportándonos hacia la verdadera meta de la vida, con fuerza, amor y determinación.

Nos estás enseñándo el verdadero rostro de la insondable Verdad que siempre hemos buscado, la sinfonía armónica que rige el cosmos.

Tú, que disfrutas con la pureza de un niño por cada nuestra meta evolutiva y palpitas de amor a nuestro lado cuando vencemos nuestro ego y nos realzamos de la oscuridad de la ilusión.

Tú, que nos llevas hacia las alturas de la montaña dónde resides y proyectas en nosotros el ideal creativo para conducirnos hacia el Sol.

Tú, que con fuerza haces que nos levantemos cuando caemos víctimas de nuestro ego y de la negatividad.

Gracias. Y gracias una vez más por ser instrumento del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo que con sacrificio, conocimiento, fuerza y alegría de existir nos conduce hacia la Meta.

…………………………………………………………………………………

He aquí las enseñanzas espirituales que hemos recibido:

“La señal del amor que el Padre siente por nosotros y de la fuerza de nuestra Obra son nuestros jóvenes y los niños que el Padre nos ha dado. Ellos son un signo incluso superior al de los esttigmas que tengo en mi cuerpo porque son la presencia del Padre entre nosotros.

Vamos adelante en la revolución. Esta gran recarga espiritual tiene que despertar dentro de nosotros mucha rabia, mucho sentido de la justicia y un gran amor entre nosotros hermanos.

¡Por favor, no nos dividamos entre nosotros! A veces tengo que reñiros cuando reñís entre vosotros. ¿Pero qué sentido tiene? ¡Nuestro enemigo no somos nosotros mismos! ¡Nuestros enemigos no son nuestros hermanos! ¡Nuestros enemigos son los mafioso, los criminales, los poderosos, los asesinos de la vida, los corruptos, los vendedores de armas… Entre nosotros somos hermanos!

Que el más grande sea el más pequeño, ha sido dicho y así tiene que ser. Los que tienen tareas específicas entre vosotros, que viven inspiraciones o los contactados con seres superiores tiene que desarrollar aún más la tolerancia y la paciencia con el prójimo.

Hay hermanos que a veces no me comprenden pero yo los tolero, no tengo polémicas con ellos.

Incluso fuera de nuestros grupos hay personas que son siempre nuestros hermanos, que me insultan. Muchos de vosotros me preguntáis porque no les contesto o porque no me defiendo. Yo no lo hago porque no me tengo que defender de los hermanos. Yo los ignoro y los perdono.

¿Si estoy en guerra contra el anticristo por qué debo estar en guerra contra mis hermanos? Yo los perdono. Y si yo perdono a mis hermanos que me insultan, también vosotros que sois amigos y hermanos en el camino de Cristo tenéis que perdonaros. El Maestro dijo 'amaos como yo os he amado'. Yo os digo hoy: 'Amáos más de lo que yo os he amado' y sabéis cuánto os amo a cada uno de vosotros. Os tenéis que querer porque nadie es perfecto, nadie es santo. Lo que tenemos que hacer es no dividirnos sino atacar al mal con fuerza y determinación. Tenéis que llevar adelante este tipo de acusación contra los males del mundo y no contra vosotros. Y luego tenéis que ser tenaces e insistentes. No tenéis que sentiros mal si a veces fracasáis, si un día no viene nadie a las conferencias o si vuestros grupos no son tan numerosos como vosotros os esperáis. Tenéis que esperar. Hace falta paciencia. Hace falta tiempo pero mientras tanto están llegando personas nuevas y se están acercando al mensaje.

Sabéis bien que hacer parte de una arca es una elección de vida, porque las arcas están todas estructuradas de manera que si tu decides entrar tienes que dedicarte a la obra y tienes que cambiar radicalmente tu vida. No tienes que pensar en asentar tu vida según la lógica del mundo. Eso no sucederá a quién entra en una arca porque ya no estará sometido a la esclavitud que el sistema nos impone. Cuando nuestros padres nos dicen que tenemos que pensar en nuestro futuro y que tenemos que preocuparnos de nuestra establidad económica, intentad sustituir este término con la frase 'convertirse en esclavo' porque justo en eso se convierte el que se somete al sistema y acepta las lógicas del mundo. Nosotros no queremos trabajar por un sistema corrupto, endeudarse y dejarnos explotar para tener a disposición bienes materiales efímeros o una riqueza segura en la Tierra que serán eliminadas en el Reino de los Cielos. Nosotros no queremos ser esclavos. Nosotros queremos ser personas libres, ganarnos el pan con nuestro sudor como sabemos hacer pero no ser esclavos. Al contrario queremos ser siervos de Cristo pero sabéis que Él mismo distinguía a los esclavos de los siervos. Él condenaba la esclavitud y usaba este término en sus parábolas porque el siervo cuando el dueño le quería pasaba a ser uno de familia. En este sentido Jesús hablaba de siervos. Él renegaba la esclavitud, la lógica de los fariseos que es la lógica del mundo y del imperio romano. Nosotros tenemos que ambicionar a ser servidores de Cristo, a ser humildes para entrar y ser parte de Su familia y de Su proyecto.

Os amo mucho. Vamos adelante. Apoyadme. Apoyémonos. La batalla que estoy combatiendo contra el anticristo también depende de vosotros. Confíad en mí, en nosotros, en nuestros proyectos.

Sentíos protagonistas en la Viña de Señor.

Cuando le dais al Señor cualquier cosa, cuando Le prestas tu bolígrafo, quando Le dáis vuestra mano, vuestra cabeza, vuestros brazos, vuestros bienes, vosotros estáis trabajando en la gran viña que nos ha confiado. En la viña trabajan muchas almas que desarrollan roles diferentes pero todos son fundamentales para tener una buen cosecha. En la viña están los que plantan, los que estudian el terreno, los que podan las vides, los que las defienden de los parásitos, los que se ocupan del agua, que recogen los frutos, quién pone derechas las ramas. ¿Veis cuántos son los obreros de la viña de Dios? Cuando Él vuelva desea ver cestas llenas de uva y el éxito de la cosecha depende de todos nosotros que somos sus obreros, cada uno en su sector específico y cada uno desempeñando su tarea de manera eficiente, humilde, cariñoso, escrupuloso y con fuerza.

No dejéis que el miedo se apodere de vosotros porque os matará. No tengáis miedo de como hacer para llegar a finales de mes, miedo por la economía, por la salud o por las relaciones. ¡No tenéis que tener miedo! Dios se ocupará de todo lo que necesitáis. No nos faltará nunca nada si damos nuestra vida por Él. Si dejamos de lado nuestros talentos, si somos ávidos en dar y compartir lo que tenemos significa que no tenemos fe en Él ni en las Leyes de la vida que nos ha enseñado. Nuestra fe tiene que ser capaz también de mover las montañas, como Él nos ha enseñado.

Tenemos que ser un ejemplo para el mundo. Tenemos que atacar las injusticias, defender a los justos, tomar posición a su lado. Tenemos que tener el coraje de acusar a los corruptos y a los políticos deshonrados y de luchar contar el mal.

Tenéis que asumiros siempre la responsabilidad de vuestras acciones. Cuándo hacéis algo bueno pero después os arrepentís, sois hombres. Esto no importa pero tenéis que tener el coraje de asumiros vuestras responsabilidades. No descargarlas sobre vuestros amigos o vuestros hermanos. No os arrepintáis nunca si habéis hecho el bien.

Yo soy feliz de que vosotros estéis creciendo en la Viña de Dios. Soy feliz de vuestros éxitos en la Obra porque son nuestros al mismo tiempo.

¡Estemos siempre unidos porque las cosas que están por pasar harán temblar las venas en las muñecas de la humanidad. ¡No tengáis miedo! Habrá acontecimientos catastróficos, graves e irreversibles, pero nosotros tenemos que seguir con nuestras obras así como estamos haciendo.

¡El miedo tocará a la puerta de vuestros corazones pero vosotros no abridle! Llegará el miedo de enfermarse o de acabar en la calle pero si permanecemos unidos y seguimos estando juntos no os ocurrirá nada. No perderéis la salud y no os faltará la economía. Dios siempre nos abre un camino si nos encomendamos a Él pero si nos dejamos arrastrar por el miedo no podrá ayudarnos y tampoco yo. Dios no os dará la posibilidad de ponernos en contacto conmigo. Sabéis que yo estoy siempre para vosotros y que os contesto siempre pero si llegáis a tener miedo de perder todo o de enfermaros, ya no será así. Él también tutelará también nuestra salud si somos sus servidores. En mi vida siempre me he encomendado y nunca me ha ocurrido nada de todo esto.

Tenéis que entender que nosotros ya somos ricos porque hemos encontrado la Verdad que nos ha liberado.

Mi recompensa más grande en esta vida y en esta sociedad enferma son mis hijos que siguen este camino y que me apoyan con sus actividades.

El regalo más grande que podíais hacerme hoy era venir juntos todos aquí y traerme vuestros niños. Donde están los niños está Dios.

Nos encontramos aquí frente a la estatua de la Virgen Santa para comentar lo que hemos vivido este año.

Ha sido un año intenso, lleno de actividades y experiencias. También ha sido un año trágico porque por primera vez después de la segunda guerra mundial toda la humanidad ha recibido un signo que muchos han subestimado y otros muchos sobrestimado, pero nadi ha tomado en seria consideración lo que ha sucedido con el coronavirus, excepto pocos y nosotros estamos entre estos últimos.

La Santa Madre en Fátima anunció señales y decimos que este es el principio de muchos hechos y acontecimientos que tendrán que ocurrir.

Nosotros estamos aquí porque queremos servir a Cristo a través de los mensajes de la Santa Madre.

Yo no organizo encuentros de oración frente a las estatuas de la Virgen porque Ella, la Madre de Cristo, desea que seamos sus servidores con las acciones, no estamos aquí para pedirle a la Virgen ayuda económicas, bienes materiales para nosotros y para nuestros hijos o curaciones. Nosotros estamos aquí para pedirle a la Madre Santa que nos asista en la obra de servicio que hemos prometido cumplir desde el 1989 e incluso antes cuando todo inició en el 1952 en las laderas del Etna con Eugenio Siragusa.

Agradecemos a la Madre Celeste.

Tenemos que intentar tener fe. ¿Pero qué es la fe?

La fe es hacer lo que nos dice el Cielo incluso sin entender. Tener fe no significa disertar mil veces sobre lo que se nos dice que hagamos y perdernos en los pensamientos y en los meandros de la mente. La fe es hacer lo que dice Cristo sin entender nada y cumplirlo. Cuándo Jesús dijo: ‘si tuvierais fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará y nada os será imposible. ¿Cuál es la fórmula matemática o la ecuación con la que se logra desplazar una montaña? Por esto os digo que la fe es poner en práctica la voluntad divina aún sin comprender, porque desde el momento en que empezamos a entender pasan horas y horas pensando y luego no lo hacemos o tenemos dudas.

Cuando la Virgen me dijo que fuera a Rusia a hablar con el entonces de entonces Presidente y también me dijo que tenía que divulgar Su mensaje en las televisiones, yo tuve fe y fui. Pensad que yo tenía sólo 27 años y era de Sant'Elpidio donde tenia una una tienda de calzados. Fui sin entender y confié. Hablé con Gorbaciov y me invitaron en la televisión rusa dónde 120 millones de telespectadores escucharon lo que dije.

No tenemos que caer en la duda. Tenemos que tener fe y confiar en los programas que el Cielo tiene para nosotros.

Aunque me siento un miserable, le he prometido a la Madre Santa que no me echaré atrás. He decidido provocar a los que quieren matarme. He decidido ir a buscarlos, destruirlos denunciando lo que hacen. He decidido luchar contra el mal y acusar a los potentes del mundo, la mafia y a los que aplastan este Planeta. Quiero que salgan al descubierto quien desea matarnos para que nos callemos. Os confieso che no se si moriré, pero buscaré la muerte porque quiero morir mártir por Cristo. No quiero morir de vejez. Quiero morir por la calle, por el suelo, quiero estar con los últimos, con los vagabundos, no quiero poseer nada, quiero estar sin dinero, vivir de limosna como hizo Cristo. Quiero hacer como Él. Tenemos que hacer como Él.

Me considero un privilegiado porque os tengo a todos vosotros hermanos. Vosotros sois mi fuerza. Vosotros sois la certeza de que estoy combatiendo la justa batalla. Vosotros que por la noche me véis por la calle para echarme una mano, para vestirme, para darme de comer, para acompañarme.

Nosotros somos una familia revolucionaria. Nosotros llevamos la revolución por el mundo. Nosotros somos la novedad. Nosotros somos la diferencia porque queremos un mundo mejor.

No queremos este régimen de violencia, apatía e indiferencia. Nosotros queremos luchar contra todo esto.

No sabemos el día ni la hora en que Cristo regresará. Él dice pronto pero a nosotros esto no nos tiene que importar. Que sea mañana o dentro de unos años eso no importa. Nosotros tenemos que seguir sirviendo a esta Causa en todos los modos posible sabiendo que Él volverá por estos niños y los acogerá entre sus brazos.

No sabemos el día preciso en que volverá pero sabemos que Él nos invita a enamorarnos de esta Causa y quiere que nosotros la amemos como le amamos a Él. Desea que estemos dispuestos a dar la vida por esta Causa.

No hay vida en este mundo sin lucha. No hay vida en esta sociedad efímera e indiferente.

No existe vida en este mundo si no luchamos por quién no tiene nada, por quién no tiene voz, por quien está en el ramo de la justicia y reviste una autoridad para combatir contra el mal y es perseguido, burlado, aislado y amenazado de muerte. Nosotros tenemos que estar presentes al lado de los justos. Tenemos que ser sus servidores porque ellos han sido mandados por Dios sobre la tierra y nosotros que conocemos la Verdad tenemos que reconocerles por sus frutos y tenemos que estar dispuestos a defenderlos.

Nosotros no somos maestros. No somos guías. Nosotros somos testigos. Nosotros somos testigos de la Verdad por lo tanto no tengáis miedo. No tengáis miedo porque no tenéis que esperar que Cristo vuelva porque Él ya ha vuelto. Él ya está aquí entre nosotros. Él nos ha dicho ‘No os dejaré huérfanos. Él está aquí para servir. Es nuestro siervo. Él está aquí entre nosotros y ha dicho: ‘Deja que los niños vengan a mi’.

El Hijo del hombre está entre nosotros con la espada de la justicia de Dios. Pero Él no es un religioso. No es un sacerdote. Él es una voz de uno que grita en el desierto. Entonces no tengáis miedo. Cualquier cosa que hagáis por esta Causa no os esperan aplausos o sonrisas pero os será devuelto cien veces más de lo que dáis. Si dáis un hijo Dios os dará diez, si dais un brazo Dios os dará dos más fuertes de los de Sansón, si dais vuestros ojos por esta Causa hasta quedaros ciegos, Dios os dará los ojos del arcángel Miguel, los ojos de la justicia que ven en todo el universo. Y si os cortan la lengua por la Causa Dios os dará una lengua a dos cortes, el de la justicia y el del amor enriquecido con el Conocimiento.

Tenemos que dar nuestra vida por la Causa, dar todo por Ella y hasta nuestro último respiro tendremos que gritar, llorar, reir, morir por la única cosa que nos hace de verdad seres vivos.

Nuestra lucha contra el mal en Palermo, aquí en Italia, en Sur América y en todo el Planeta tiene que ser la prioridad aquí en la Tierra para no morir de hipocresía. Somos un único cuerpo con quiénes vivem junto a nosotros la lucha contra el mal por un mundo mejor. Nuestro sueño es poder llegar a ser un único cuerpo en todo el mundo y de unir todas las realidades que obran a favor de la vida para desenmascarar a los asesinos y a los criminales, para apoyar a los justos y la vida, para ser nosotros la alternativa en el mundo. Ratificar de esta forma el fin de las religiones para hacer que la revolución sea la única religión que llene de amor a los hombres y elimine el mal que nos hace esclavos y corrompe las almas causando sufrimiento a miles de millones de seres humanos. Dar todo por esta Causa hasta que tengamos respiro.

Vosotros niños daréis testimonio de mi.

Gracias a todos con amor infinito gracias”.

Maestro, haz que seamos dignos de haberte encontrado, de lo que nuestros ojos han visto y de lo que nuestros oídos han escuchado.

Es imposible de verdad poder encontrar las palabras justas para describir lo que hemos vivido juntos. Espero que una parte de la grandeza que nos ha impregnado pueda despertar en los corazones de todos aquellos que leerán esta crónica la Luz que nos ha tocado y nos ha hecho renacer a nueva vida. La Luz del mundo.

Francesca

Gubbio
21 de agosto 2020

Mensajes adjuntos

- 13-08-20 El valle de las águilas
https://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2020/9147-el-valle-de-las-aguilas-2.html

- 17-07-20 El espacio, el tiempo y la conciencia cósmica
https://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2020/9128-el-espacio-el-tiempo-y-la-conciencia-cosmica.html

- 28-06-20 El verdadero valor del mensaje de los Seres Solares
https://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2020/9117-el-verdadero-valor-del-mensaje-de-los-seres-solares.html

- 3-06-20 La danza del Sol sobre el Océano Atlántico
https://www.thebongiovannifamily.com/cronicas-de-las-arcas-2020/9097-la-danza-del-sol-sobre-el-oceano-atlantico.html

2-07-19 La verdad, la eterna verdad
http://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2019/8689-la-verdad-la-eterna-verdad.html

- 8-09-17 Lady Oscar
https://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2017/7972-lady-oscar.html

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100