Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

venusianaDe Marco Marsilli
Es casi el amanecer, tengo un presentimiento y salgo a caminar. Hace unas horas les dije a mis padres que tenía la intención de organizar el archivo de la asociación "DEL CIELO A LA TIERRA" en un salón de casa desocupado desde hace varios años; es un verdadero honor poder cumplir esta tarea, se trata del archivo mundial de nuestra gran Obra, y mis padres se dieron cuenta de lo importante que es para mí. Paseo imaginando las implicancias espirituales y los desarrollos operativos de esta tarea. Me encuentro cerca de la amplia franja que domina el terreno donde en el verano de 2010 pasé muchas noches con mi compañera, nuestro lobo Nagual y algunos amigos: tratábamos de contactar telepáticamente a los Hermanos del Espacio, que sobrevolaban puntualmente la zona con las naves luminosas (¡cientos de veces en pocos meses!) y respondían a nuestros alegres saludos parpadeando inmensos destellos que nos abrían el corazón. Nuestro feliz entusiasmo alcanzó su punto culminante cuando las naves improvisaban movimientos suaves, sorprendentes, portentosos, maravillosos, en el cielo, sobre nuestras cabezas. Es un lugar muy especial para nosotros, como ya escribí en "Caminantes de las Estrellas". Durante los años que siguieron al inolvidable verano, cerca de allí fue construida la nueva iglesia de la Virgen del Puente, que por su grandeza y su forma alargada yo llamé "la iglesia Enterprise", como la nave de Star Trek.


Camino recordando ese período extraordinario, principio de las grandes transformaciones de nuestra vida. De repente, a unos 50 metros de distancia, veo un grupo de gente acercándose a mí. Es un poco raro, porque nunca había encontrado a nadie aquí antes del amanecer. A medida que me acerco, entiendo que se trata de una familia: dos adultos y tres niños. Cuando estamos a pocos metros, la pareja se detiene mientras los niños continúan moviéndose frenéticamente alrededor de mí pero sin involucrarme en sus juegos: parece que están persiguiéndose, pero son absolutamente silenciosos, no hacen ruidos y sus movimientos rápidos son muy compuestos; veo que todos llevan un largo abrigo oscuro que desciende hasta los pies, y un extraño gorro color bronce que se asemeja a un casco de cuero; cada uno de ellos tiene en la mano una especie de pistola de juguete que parpadea blanco y azul.

Los dos adultos visten un mono de esquí forrado de color antracita; me miran y sonríen cordialmente. Deben ser forasteros que van de excursión a las montañas. Seguramente north europeos, miden al menos 1,90 metros, son rubios y de tez clara. Su cara tiene muchas arrugas, quizás una pareja de ancianos de vacaciones con sus nietos. Como nadie habla, me adelanto primero: «Hola, ¿cómo están? No son de por aquí, ¿verdad?» Los dos siguen sonriendo pero no responden, así que intento con mi pobre inglés: «¿Hi, how are you? ¿You’re not from around here, are you?» Entonces la mujer responde en italiano, con un ligero acento extranjero: «No, no somos de estos lugares...» - su sonrisa ahora es más deslumbrante - «Venimos de lejos.» Al pronunciar estas palabras, entre nosotros dos nace un entendimiento mutuo que me turba, una emoción afectuosa espontánea y algo "inapropiada".
El hielo cerúleo de sus ojos esparce una chispa magnética que me afecta profundamente, y a veces me hace perder la cabeza. Me siento paralizado, abrumado por la repentina emoción que brota hacia ella desde mi corazón. Poco a poco me parece verla más joven, cada vez más joven, como si su rostro rejuveneciera ante mí, y finalmente se me aparece en toda su encantadora frescura de muchacha aria. ¿Qué magia es ésta? ¿Estoy soñando? «Llevamos aquí mucho tiempo» - dice - «El aire de estos lugares hace envejecer rápidamente nuestro cuerpo, cada veinte o treinta años tenemos que pasar por un período de regeneración.» Me siento confundido, creo que se refiere a la patria del norte de Europa, es decir, malinterpretando su discurso, y creo que de vez en cuando deben volver a su patria porque a la larga el clima italiano los debilita. El sentimiento de amor que siento es incontenible y no puedo retener una frase estúpida: «Claro que vosotros, cuando erais jóvenes, teníais que ser verdaderamente hermosos...» A estas palabras, en pocos instantes su rostro vuelve a ser anciano, yo me quedo literalmente asombrado.
La mujer me mira aún más profundamente a los ojos, su mirada brilla con mayor intensidad y ese brillo me hace pensar en la gente rubia que llega del planeta Venus: «Vosotros os parecéis mucho a algunos amigos venusianos, también ellos son hermosos como vosotros» Luego vuelvo a hablar en inglés (¿quién sabe por qué en inglés? ¡Estaba realmente estupefacto!) y le pregunto amablemente: : «Do you come from Venus?» (¿Tú vienes de Venus?) Ella se vuelve hacia el compañero, ambos se ríen alegremente por unos segundos pero no responden a la pregunta. Entonces los dos miran hacia mí proyectando un poder telepático irresistible, mi intelecto se ilumina, experimento una extraordinaria lucidez mental, y finalmente me doy cuenta de que ellos son extraterrestres: yo estoy ante dos extraterrestres.

¿Dos? ¿Y los niños? Miro a mi alrededor y veo que los niños se han posicionado para formar un triángulo equilátero a nuestro alrededor, dos a los lados de la pareja y uno detrás de mí. ¡Pero... no son niños! ¡Son pequeños adultos! Parecen gemelos de aspecto oriental. ¡Lo que llevan puesto no es un gorro de cuero, es precisamente su cabeza! Una cabeza de piel de color bronce y completamente sin pelo. Siempre en absoluto silencio, los tres hacen malabares con los aparatos luminiscentes (que yo creía que eran juguetes), de los cuales sale un rayo de luz fluída que lentamente los conecta entre sí, es decir: el rayo parte flotando de un instrumento y va a conectarse a un segundo instrumento, desde el cual a su vez vuelve a flotar hasta conectarse al tercer instrumento, de tal manera que yo y la pareja nos encontramos encerrados dentro de un triángulo equilátero formado por estos tres rayos similares a tubos de luz fluída, de aproximadamente quince centímetros de diámetro. La luz tubular es blanca y poco a poco irradia una luz amarillenta, luego azul, luego azul claro y luego violeta; finalmente se vuelve toda blanca y comienza a dilatarse. Ahora la luz nos envuelve dibujando en el aire una red en forma de tetraedro. Cuando la geometría está completa, se produce un fuerte resplandor y de repente nos encontramos todos en mi casa, en la parte donde viven mis padres.
Ahora la pareja parece tener entre treinta y treinta y cinco años de edad, y esto me sorprende muchísimo porque es como estar frente a personas completamente diferentes, lo único que los une a los dos ancianos de antes es el mono de esquí. No veo a los tres hombrecitos, pero siento su presencia. La mujer se sienta conmigo en el sofá delante de la chimenea, el hombre se sienta en una silla delante de nosotros, de espaldas a la chimenea. Mis padres están durmiendo, mi padre está dormido en el sofá a la derecha de la mujer y no se da cuenta de nada; me viene a la mente que podrían sentir frío, entonces el hombre percibe mi pensamiento, mira hacia atrás hacia la chimenea y concentra la mirada en la la leña casi apagada... en pocos segundos el fuego se enciende! Increíble, avivó el fuego con la mirada! La atmosfera es tensa, parece que están esperando a que diga algo. Me siento feliz pero un poco torpe, y para romper el hielo digo otra cosa estúpida: «¿Quieren que encienda la televisión?»

Antes de que me disculpe por haber dicho semejante tontería, el hombre cruza las piernas y saca algo del bolsillo: «Tenemos este dispositivo» - y me lo muestra. Es una lámina negra brillante, rectangular (cerca de 15x25 cm) con los ángulos biselados, el espesor es inferior al milímetro. Lo tomo en la mano, no pesa nada, parece resistente como papel fotográfico anti-salpicaduras, y al mismo tiempo es muy maleable, se puede doblar en cualquier dirección pero vuelve automáticamente a la forma original, perfectamente liso y sin marcas de arrugas. Lo devuelvo a las manos del hombre, que me pregunta: «¿Hay algo que te gustaría ver?» Respondo que me gustaría ver su planeta. Inmediatamente la lámina se ilumina y muestra un paisaje estelar, como una foto. Tan pronto como mi curiosidad aumenta, la imagen se vivifica, se activa, empieza a moverse, ¡el paisaje estelar parece real!

Este dispositivo no es un simple monitor, sino una verdadera "ventana" sobre la realidad: no muestra un video grabado sino la realidad actual en vivo, como si estuviéramos viajando entre las estrellas ahora mismo. Estoy inmensamente fascinado por ello. La escena se dirige a gran velocidad hacia un planeta (¿Venus?), entra en la atmósfera, baja de altura y sobrevuela paisajes naturales suaves, ricos en vegetación montañosa, con el mar en la distancia. El viaje continúa y descendemos otra vez hasta ver "las ciudades", o quizás debería decir "las regiones", coronadas por gigantescas cúpulas translúcidas y turquesas que emergen de la armonía esmeralda de los verdes vegetales; son cúpulas muy aplanadas y muy muy alargadas, como el lomo de huevos colosales en el que podrían vivir cómodamente cientos de millones de personas. No sé si los términos de tamaño son correctos, tal vez las dimensiones de las cúpulas son menos imponentes de lo que parece, pero son inmensamente extensas. De los bosques destacan también obeliscos altísimos, y veo aquí y allá algunos claros elipsoidales perfectamente nivelados que parecen artificiales como áreas pavimentadas.
A este punto la escena se interrumpe, la pantalla vuelve negra y el hombre afirma: «Este dispositivo puede mostrar el presente, el pasado y el futuro, teniendo en cuenta las variables determinadas por las elecciones humanas.»
Como el Ser humano está dotado de Libre Albedrío, me pregunto cómo es posible predecir el futuro de una manera tan precisa que incluso se pueda mostrar como si fuera una película.
«La imprevisibilidad de las elecciones es relativa: todas las opciones posibles y sus consecuencias son previstas gracias a precisos cálculos muy fiables, basados en la absolutez de la Ley de Causa-Efecto. El Libre Albedrío no es un valor absoluto, porque se expresa dentro de Leyes superiores. Las diversas posibilidades de causas y efectos se calculan teniendo en cuenta las Leyes superiores. El gran filósofo universal Giordano Bruno dio una enseñanza que pocos han comprendido: "El tiempo es el intervalo entre la concepción de una idea y su manifestación." Este es un concepto sobre el cual los científicos deberían pensar. Las acciones no ocurren en el tiempo, sino que es el tiempo el que surge de las acciones. Los Seres que nacen no van a completar el espaciotiempo ya existente, sino que es el espaciotiempo el que es generado y renovado por la necesidad existencial de los Seres. La experiencia de vida de los Seres deriva de las Leyes superiores; estas Leyes implican, activan y prevén el impulso evolutivo innato de los Seres y las oportunidades ofrecidas por el Libre Albedrío. Las Leyes superiores son la imagen de aquella Providencia o Motivo que es la Causa Absoluta de la existencia y de todos los efectos relativos, y por tanto no se ve afectada por el Libre Albedrío de los Seres.

La necesidad evolutiva de los Seres es congénita, es un impulso instintivo al perfeccionamiento, y brota de el Motivo Providencial Absoluta que produce el continuo espacio-temporal en el que se expresa la existencia. El Motivo Absoluto genera todas las oportunidades posibles del Libre Albedrío, sujeto a las Leyes Superiores que orientan la órbita de las causas existenciales. Con las debidas adaptaciones cualitativas, con las debidas proporciones, este discurso es válido para todos los Seres en todos los planos dimensionales. La gama de todos los posibles efectos se deriva de la orientación de las causas. Nuestro dispositivo calcula las posibilidades del futuro en base a estos procesos de causas y efectos, y por eso logra predecir los acontecimientos del futuro con un margen de error insignificante, porque la semilla del futuro ya está presente. Además, el dispositivo es capaz de proyectar las escenas del futuro en el espacio tridimensional como si ocurrieran en este momento. Observa...»

Espero ver salir del dispositivo algún tipo de proyector de rayos holográficos, pero no pasa nada de eso. En cambio, con una naturalidad desarmante aparecen a nuestro alrededor algunas escenas que me conciernen personalmente y que no quiero divulgar, escenas con personas aparentemente de carne y hueso. Increíblemente, puedo interactuar con la gente de las escenas; no sé cómo explicarlo, pero en este momento puedo interactuar con las proyecciones del futuro, hablar con la gente, sentir sus pensamientos, y así influir en el futuro. Esto me hace reflexionar sobre la relatividad real del tiempo. Pero lo que más me ha trastornado es la parte final de la proyección: veo a un mensajero entrando en la habitación (quizás debería decir "que entrará en la habitación"), pone una caja en el suelo y se va. Pero cuando la escena del futuro ha terminado, ¡la caja sigue aquí en la habitación! Es decir, la proyección del futuro ha terminado, ¡pero la caja del futuro todavía está aquí delante de nosotros en el presente! Quedopetrificado. El hombre extraterrestre abre la caja: en el interior hay libros, libros todos iguales. Toma uno, se sienta y empieza a hojearlo rápidamente. Luego me ofrece el libro y sonríe: «¡Es un buen libro lo que escribirás!» ¡No puedo creer que mi nombre esté en la portada... estoy mirando un libro que aún no he escrito!

Los extraterrestres explicaron que la visión del futuro me fue dada para que me decidiera a escribir este libro, que había estado posponiendo durante varios meses: «Te hemos mostrado algo de tu futuro para darte el impulso necesario para cumplir lo que tienes que cumplir según tu misión. Otras veces hemos adoptado el mismo sistema, pero quitando la memoria de la experiencia y dejando sólo el impulso del valor activador. En este caso era necesario que recordaras todo conscientemente, para poder contarlo.» Así que me di cuenta de que si no recordaba nada, probablemente seguiría posponiendo la escritura del libro. También me di cuenta de que este libro debe ser publicado ahora mismo porque, más que nunca, las Potencias Celestiales están preparando el "Contacto masivo".

Luego el hombre concluye la explicación como si "hablara a la nuera para decir a su suegra", y es oportuno que "la suegra" que está leyendo este libro se esfuerce por entender bien las siguientes palabras: «La proyección también puede realizarse incluso a gran escala para mostrar el futuro a miles de millones de personas simultáneamente. Quizás en otra ocasión hablaremos del archivo de los eventos pasados, ocurridos en cualquier tiempo y lugar, que podemos mostrar hasta el más mínimo detalle y desde cualquier ángulo, como una proyección audiovisual tridimensional que incluye también los olores, las sensaciones táctiles y la escucha de los pensamientos. Esto no gusta a quien tiene algo que ocultar, pero para nosotros no hay nada escondido: en nuestros archivos conservamos la película de toda la historia humana, cada instante de vida de cada individuo en particular está perfectamente registrado. Nosotros pensamos que un día no muy lejano los grandes soberanos del universo podrían pedirnos que mostremos públicamente a la humanidad la proyección de todo lo que los malvados dominadores de la Tierra han dicho, hecho y pensado en el secreto de sus habitaciones y de sus corazones.»
Por último, los dos "jóvenes ancianos" se levantan y me saludan llevándose la mano derecha al pecho: «Escribe el libro. Quizás nos volvamos a ver», dice ella, y luego desaparecen en una llamarada que me hace cerrar los ojos. Cuando los abro estoy en mi habitación, el Sol se filtra entre las persianas acariciándome la frente.

En fe, Marco Marsili.
7 de enero de 2021. Hora 7
Gubbio, Madonna del Ponte

Adjuntos:

-06-10-20 Sirius
https://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2020/9241-sirius.html

- 2 de Septiembre 1989 – 2 de Septiembre 2020
https://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2020/9220-2-de-septiembre-1989-2-de-septiembre-2020.html

- 3-12-19 Los jóvenes de Poimandres
http://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2019/8848-los-jovenes-de-poimandres.html

- 26-11-19 Esferas de luz en Gubbio
http://www.unpuntoenelinfinito.com/messaggi-celesti/2019/8842-esferas-de-luz-en-gubbio.html

- 20-11-19 Crecen los jóvenes iniciados del Cielo
http://www.unpuntoenelinfinito.com/messaggi-celesti/2019/8836-crecen-los-jovenes-iniciados-del-cielo.html

10-11-20 Los discursos del Suspiro Luminoso
https://www.thebongiovannifamily.com/cronicas-de-las-arcas-2020/9270-los-discursos-del-suspiro-luminoso-discurso-xiv.html

- 26-11-19 Esferas de luz en Gubbio
http://www.unpuntoenelinfinito.com/messaggi-celesti/2019/8842-esferas-de-luz-en-gubbio.html

- 7-08-18 Giordano Bruno y el heróico furor de amor de los jóvenes de our voice
http://www.unpuntoenelinfinito.com/mensajes-2018/8344-giordano-bruno-y-el-heroico-furor-de-amor-de-los-jovenes-de-our-voice.html

- 27-07-19 Los iniciados de Adoniesis
http://www.unpuntoenelinfinito.com/mensajes-2018/8336-los-iniciados-de-adoniesis.html

- 6-06-19 Nuova Poseidonia
https://www.giorgiobongiovanni.it/multimedia/nuova-poseidonia.html

- 14-02-18 Los mandamientos de Dios y la Ley universal
http://www.unpuntoenelinfinito.com/mensajes-2018/8170-los-mandamientos-de-dios-y-la-ley-universal.html

- 25-11-17 De mano en mano
http://www.unpuntoenelinfinito.com/mensajes-2017/8093-de-mano-en-mano.html

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio



bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100

Suscríbase a nuestro boletín de noticias
Estoy de acuerdo con el términos y condiciones y el Política de privacidad