Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

 urziotra

DEL CIELO A LA TIERRA

HE ESCRITO EL 8 DE MAYO DE 2020:

¡NO SOMOS DEL MUNDO, ESTAMOS ENTRE VOSOTROS!
NUESTRO AMOR Y NUESTROS ELEVADOS PRINCIPIOS UNIVERSALES PERSONIFICAN VUESTROS ESPÍRITUS. NOSOTROS CONVIVIMOS CON VOSOTROS, JÓVENES INICIADOS DE LA TIERRA. AUNQUE NO NOS VÉIS CON LOS OJOS DEL CUERPO, EL OJO DE VUESTRO ESPÍRITU VE Y DISFRUTA DE LA LUZ DE NUESTRO AMOR.
¡SEGUID ADELANTE!
EN EL CUERPO, EN EL ALMA Y EN EL ESPÍRITU DE QUIEN HA ESCRITO SE EXPRESA EL ALMA DE NUESTRA GRAN CONFEDERACIÓN UNIVERSAL.
A LOS LECTORES DE ESTE MENSAJE RECOMENDAMOS ESTUDIAR LO QUE NUESTRA LADY ÓSCAR OS OFRECE AQUÍ, EN EL ESCRITO FILOSÓFICO ADJUNTO.
¡PAZ!

HE AGRADECIDO A MI AMIGO ALIENÍGENA SETUN SHENAR

EN FE
G.B.

PLANETA TIERRA
8 de mayo 2020     

Quiénes son nuestros Maestros del cosmos

Por Francesca Panfili

La verdadera morada del hombre es el Espíritu. Esta es la casa celeste que lo aúna a Dios.

Sólo a través de la contemplación y de la comprensión de las Leyes del Espíritu, el hombre puede encaminarse por el encaramado camino de la evolución hacia su verdadera morada. Una morada que no es un logro estable sino una obra en construcción perenne porque el dinamismo creativo siempre corresponde a la naturaleza infinita de la evolución para adquirir cada vez más conocimiento y realización interior de lo Impalpable que mueve la vida y el universo.

Esta es una de las enseñanzas de nuestros queridos Maestros del Cielo.

Si pensamos en la grandeza de estos Seres que nos visitan, podemos divisar la grandiosidad adormecida en la economía creativa y la naturaleza misma de la dación como medio de amor altruístico y desinteresado para ayudar al hermano y como fin para continuar la espiral evolutiva en las dimensiones superiores.

Esforcémonos en ser a su imagen y semejanza.

Aprendamos el arte de la vida y la sabiduría de ellos, nuestros Amigos, Maestros y Hermanos, que vienen aquí inspirados por el conocimiento del Amor verdadero.

Ellos que se emocionan frente a nuestras intuiciones, ellos que se enamoran cuando luchamos por la Vida, ellos que nos consideran un precioso reflejo de Dios.

Ellos que lloran cuando nos arrepentimos y superamos la prueba, ellos que intentan indicarnos el camino reconduciéndonos a la melodía que marca el ritmo del cosmos.

Su presencia en nuestras vidas es constante, a veces su apariencia es silenciosa. Cuando no estamos en sintonía con las Leyes de la vida percibimos su silencio como ausencia, sin embargo, estos Jardineros del cosmos, cuidan con atención, meticulosidad y delicadeza cada ámbito de nuestro jardín anímico, espiritual y físico, cortando la cizaña que crece en nuestros corazones, podando las espesas ramificaciones de nuestros pensamientos, cuidando con sabiduría los brotes cuando están listos para florecer. Riegan nuestra existencia con el agua de la vida, siguen nuestras reflexiones cotidianas. No pasa un día en que no pensemos en ellos. Ellos son el hito de nuestra existencia. Son Maestros valiosos. Son nuestros faros en la niebla. Son nuestros verdaderos amigos porque el valor sagrado de la fraternidad y de la amistad no se desarrolla en ellos en un nivel de la lógica binaria de la posesión y de esperar algo a cambio, o por estúpida pretensión.

Ellos, incomprendidos por la mayor parte del mundo que rechaza este gran ofrecimiento de amor, habitan en cada instante en los pensamientos de quien ha comprendido que poner su propia vida en sus manos significa la edificación de una parte del maravilloso jardín creativo.

Ellos son los antiguos Sabios. Son los Maestros de la dulce mirada, aquellos que obedecen y se funden con el Oyente silente de nuestros pensamientos.

Sondean nuestras vidas, nos corrigen con palabras de Verdad pura, raptan nuestro corazón con el amor del Padre que representan, nos proveen la clave de la existencia, se alegran cuando nos arrepentimos después de una caída.

A veces parece que están lejos de nosotros, lugares de esperanza antigua que viajan hacia otras llanuras del cosmos, pero si revivimos dentro de nosotros su sonrisa y su alegría de existir, ahí están listos para manifestarse en las formas más increíbles e inesperadas.

Nos recuerdan que están aquí, entre nosotros, por amor de Cristo. Nos toman de la mano con su fuerza invisible a los ojos de los necios, pero visible a los ojos de los iniciados que han sido conducidos por ellos hacia el proceso de renovación y resurrección del Espíritu.

Su amor es incontenible, de otros mundos, se puede decir realmente.

En sus ojos está la mirada de Dios que actúa en el curso de la historia de la vida y que nunca ha abandonado al hombre. En sus ojos está el Padre que nos mira y nos da la posibilidad de reconocernos como hijos, como por primera vez.

La eternidad y la grandeza que estos Seres han realizado hacen que sean Dioses.

A veces me pierdo imaginando cuán grande es su capacidad realizativa.

A veces me pregunto sobre esa artesanía de amor y conocimiento que guía sus pasos esperando descubrir siempre algo más.

A veces nos conceden coloquios de Gnosis sublime, se dejan interrogar por nuestros espíritus y nos transportan en volumétricos razonamientos que amplifican nuestra visión de la vida.

Ellos me han enseñado a ver más allá y me han dejado sin palabras con esa Verdad desadornada que nos han concedido saborear. Hoy esta Verdad es el alimento más precioso que necesitamos para nutrirnos. Es el Pan de la vida que nos permite acercarnos a la Mente Omnicreante comprendiendo una parte de su razonamiento.

En ellos reconozco mi potencial naturaleza que lucha para ir hacia el camino del Padre, hacia la abstracción más sublime del pensamiento, hacia la comprensión de las sutiles dinámicas que están en la base de cada forma de creación manifiesta e inmanifestada.

En estos días de cuarentena pienso en las lecciones que estos queridos Maestros nos han dado y veo que todo lo que han dicho se está cumpliendo inexorablemente. Observo nuestras vidas que nacen al ritmo de sus mensajes, percibo nuestro corazón humano que se sintoniza cada vez más con la sinfonía divina de su existencia. Comprendo que ellos siempre han estado para nosotros, incluso cuando, bajo tentación, hemos puesto en tela de juicio sus proezas. Ellos estaban ahí y nos daban confianza. Nos envolvían con su amor y con la severidad de quien conoce el peligro de la perdición del espíritu.

Aquí estoy entonces para dar más de mi misma hasta que me convierta en una única cosa con ellos, hasta que la esperada fusión de los espíritus y la adorada personificación se cumpla y el uno y el otro puedan cohabitar en el mismo vehículo psicofísico exento de condicionamientos humanos o otras incumbencias.

Espero con paciencia y devoción reverencial el día en que mis restos mortales cederán completamente el lugar a la inteligencia Onnicreante que se manifestará a través de sus instrumentos y en mí vibrará esa Verdad que es cruz y delicia para inclinarme al servicio de Dios. Pero hasta el día en que ese sueño de amor se haga realidad y mi espíritu pueda tocar el infinito con un dedo, me prometo a mí misma permanecer fiel al ideal que tenemos en común por el cual obramos junto a estos Maestros que se asombran con pureza y encanto ante la presencia de toda forma de vida consciente de todo lo que es y que siempre será.

Sólo ahora entiendo un poco más el sentido de la frase 'confía en mí' que uno de ellos que camina entre nosotros me dijo un día mirándome a los ojos.

Nosotros ignoramos el futuro de la vida y somos atacados por el peso vehemente de la materia que comprime el espíritu. Quien conoce las leyes y dialoga con Dios haciendo su voluntad, sabe lo que es mejor para nuestra evolución. Cada prueba y cada estúpido juicio que podemos proporcionar en la ignorancia del corazón y de la mente es sólo una repetición del error que nos encarcela en la oscuridad del ego.

Basta con recordar incluso una sola sonrisa de estos seres que siempre nos han amado, incluso cuando hemos caído, para comprender que su amor va más allá y que la lógica de Dios es justa. A lo mejor no lo comprendamos enseguida, pero con en el tiempo, los designios que el Padre ha concretizado en el mundo y en nuestras vidas, se manifiestan y nos demuestran, con fuerza, la validez de las justas elecciones que hacemos o la hecatombe de los efectos de una Ley que existe más allá de nuestro pequeño yo.

Elijamos ser partícipes de la danza cósmica de estos grandes y antiguos Amigos que han visto surgir nuestra alma y han comprendido las peculiaridades y los talentos que Dios desea que broten dentro de nosotros como flores delicadas sabiamente cultivadas por estos misteriosos Dioses, presentes y operantes cada vez más en nuestra vida.

Cuanto más nos libremos de nuestro viejo yo, más la verdadera morada del espíritu será adornada con flores perfumadas de infinito que perfumarán de Rey del universo.

Este es el gran recorrido que el iniciado tiene que cumplir para que la rosa florezca sobre la cruz, para que la Gnosis plasme su vida, para que Dios cuente con preciosos instrumentos para expresar sus ideas en el curso de la existencia. Así sí daremos los importantes pasos del camino de la ascensión hacia el uno.

Estos queridos Maestros hablan a tu corazón, te buscan, aunque tú no los conozcas, aunque tú los rechaces. ¡Acógelos!

Acoge su amor en tu vida y recibirás, así, el regalo más grande que puedas tener: la Vida y el ideal en común por el cual existir cada día, sabiendo que cuando diriges tu mirada hacia el cielo, ese universo infinito te hablará y te colmará de la alegría más grande, la alegría de haber encontrado verdaderos amigos, verdaderos Maestros, padres y madres que nunca has tenido, amantes que siempre has deseado, sabios que siempre has buscado. Y así, una vez que percibas toda su grandeza desarmante, sentirás la alegría de donarles a ellos y a la Causa que representan toda tu vida, porque descubrirás que solo así podrás sentirte vivo y podrás sentir correr en tus venas el sentido de la existencia que siempre has buscado.

Te lo deseo. Lo deseo para todos nosotros, de todo corazón.

Gracias preciosos Maestros. Quedaos siempre con nosotros. No nos abandonéis nunca.

Con todo mi amor

Francesca

Gubbio 1.5.20

Todo el amor que sentimos por vosotros queridos Maestros

A vosotros Hermanos de la Luz

A vosotros grandes Espíritus que manifestáis la Verdad Universal

A vosotros que sois la Luz que nos indica el Camino estrecho de la iniciación

A vosotros que sois nuestros Maestros de la dulce mirada

A vosotros que nos habéis raptado con el amor y con la potencia de la Gnosis

A vosotros que camináis por el mundo llevando la Llama de Cristo

A vosotros que acariciáis nuestro espíritu despertándolo con la alegría de la enseñanza

A vosotros, queridos Maestros, custodios del Fuego Solar, que nos concedéis el honor de llamaros Amigos, Hermanos y Compañeros

A vosotros íntimos confesores de nuestro corazón

A vosotros esperanza de nuestro futuro y salvación del presente

A vosotros que correspondéis con cariño a todo el amor que sentimos por vosotros y aceptáis nuestras humanas debilidades a pesar de la inmensidad de la transcendencia que sabéis que contenéis

A vosotros os dedicamos toda nuestra vida, esperando, un día, poder fundirnos en vuestro abrazo cósmico y saborear, así, un poco de vuestra eternidad, reflejando la misma Luz que lleváis al mundo

A vosotros que os fiáis de nosotros, que creéis en nuestro amor y en nuestros talentos

A vosotros que os alegráis cada vez que hacemos emerger nuestra real identidad

A vosotros todo nuestro amor y nuestra gratitud por habernos hecho resurgir de las cenizas del olvido

El corazón no logra contener todo el trasvase de grandeza que volcáis cuando, con la alegría del espíritu, manifestáis el éxtasis del encuentro

Os amo grandes Padres y grandes Madres, inmensos portadores de la obra del vuestro y nuestro querido Maestro Jesús Cristo

Os llevamos siempre en nuestros corazones con la misma alegría de un niño que admira por primera vez el encanto de los arcoiris

Guiadnos, acompañadnos, protegednos, difundid dentro de nosotros vuestra eterna sabiduría, tutelad nuestros espíritus de las fuerzas del mal, haced que seamos portadores de la misma Llama que contemplamos junto a vosotros

Haced que seamos dignos de vuestra Gnosis

Haced que seamos herederos de la esencia de lo Auténtico que representáis y encarnaiss en cada espacio y en todo tiempo

Velad sobre nosotros, queridos Maestros, y recordadnos siempre la fidelidad a nuestro común ideal

En la espera de encontrarnos con vosotros un día no lejano y de surcar juntos los cielos del infinito, y seguir juntos a conocer las maravillas de Dios

Proteged y sustentad con vuestra incesante fuerza a Aquel que es uno de vosotros entre nosotros que ha venido a la Tierra por amor y servicio a nuestro amado Maestro Jesús Cristo

'Nosotros y vosotros, hermanos por la eternidad, en viaje por el cosmos'

Gracias por nuestro existir juntos

Gracias por palpitar juntos en este instante llamado vida.

Nosotros somos porque vosotros estáis, estabais y siempre estaréis con nosotros.

DEL CIELO A LA TIERRA

PERLE mensaje

LADY OSCAR

HE ESCRITO EL 8 DE SEPTIEMBRE DE 2017:

YA LO HE DICHO Y LO REPITO.
YO DISMINUYO Y ELLOS CRECEN.
¡ELLOS!
LOS JÓVENES DE LA NUEVA ERA INICIADOS POR EL CONSOLADOR PROMETIDO POR JESÚS CRISTO HACE DOS MIL AÑOS (Juan Cap. 16, 7), Y EL ESCRITO REDACTADO POR FRANCESCA EXPRESA LA PERSONALIDAD DE UN DULCE Y FUERTE GUERRERO CRÍSTICO.
CUANDO ERA JOVEN AMABA VER UN DIBUJO ANIMADO QUE ME ENCANTABA Y ME EMOCIONABA. LA PROTAGONISTA DEL MISMO ERA LADY OSCAR. UNA FUERTE Y JOVEN NOBLE GUERRERA QUE LUCHABA POR LA LIBERTAD Y LA JUSTICIA, FRANCESCA ES UNA LADY OSCAR.
EN FE
G. B.


Sant’Elpidio a Mare (Italia)
8 de Sepbiemtre de 2017

EL ANGOSTO CAMINO DE LA INICIACIÓN

Al estar inmersos plenamente en este camino, definido por los Maestros del cielo como un discipulado, me encuentro recorriendo y superando etapas cognoscitivas nuevas. Yo, que siempre he interpretado el conocimiento como un conjunto de datos culturalmente acumulados en mi cerebro, a lo largo de estos años me encontré siguiendo el camino que siempre había soñado: el Camino de la Verdad Crística que implica importantes y elevadas Leyes de la experiencia encerradas en la enseñanza de los Evangelios, algo que ha pasado a ser actual gracias a los mensajes que los antiguos ancianos de nuestros espíritus recalcan en el tiempo, según la voluntad de los Genios Solares, nuestros custodios y protectores, nuestros Maestros de la dulce mirada, ellos a su vez son los ejecutores de la voluntad del Espíritu Santo, el Poimandres que es el Todo, manifestado y no manifestado.

Al discípulo atento que desea captar en su espiritu cada una de las tramas de dicha infalible Verdad,  le parece lógico pensar que esa Ley suprema del Conocimiento del Uno es inaccesible y, por momentos, inalcanzable para la mente humana y para el estado de nuestra conciencia actual.

Y es así como si los reinos superiores, prestando atención a este pensamiento que entristece el alma de los verdaderos amantes de la Sabiduría, tendieran una mano a nuestros espíritus niños que sin embargo aspiran al Todo. Una mano de ayuda, consuelo, advertencia, a veces de sufrimiento, a veces de prueba... pero de todos modos siempre es una respuesta a la grande y desesperada solicitud que, en los momentos en los que la niebla parece predominar sobre la duda de la razón parece sacudir la profundidad de nuestros seres, es cuando llega.

El  discípulo recibe una mano sólida, tranquilizadora, a pesar de ser imperativa. Una mano de amor que nos aleja de los amenos caminos de la materia y nos lleva nuevamente a poner en práctica la enseñanza de la antigua sabiduría alquímica, contenida en el mensaje que el Padre Adonay, a través de uno de sus devotos hijos en el mundo, nos ha entregado. Mensaje sintetizado en tres palabras:

LÓGICA

DISCERNIMIENTO

FE

Así es como, después de cada desilusión humana, el alma se refuerza y comienza nuevamente a vagar por los caminos del mundo en busca de la comprensión de las Verdades que nos han sido dadas a lo largo del tiempo.

Esta mano que viene del Sol, matriz de vida y lugar de forja alquímica, ciñe los espíritus de los discípulos y les da una nueva enseñanza. Y nuevamente nos encontramos bebiendo el Agua de la Vida.

Una fuerte emoción. La enseñanza llega impávida, cristalina en todo tu ser. Un eterno Mutante me la da con amor y firmeza. En ese instante de eternidad me hace entrar en su campo experimental y creo que he comprendido todo. En mi interior hay una lluvia regeneradora, clarificadora y límpida. En mi interior vibra todo... Una parte de mi se dice: “EL TODO EN TI Y TÚ EN EL TODO”. En ese momento trato de permanecer silenciosa y estáticamente escuchando mientras el Mutante me hace entrar en las dinámicas de su videncia activa, explicándome frente a los ojos todos los hilos y las interconexiones que se revelan en el mundo manifestado. Cada interacción entre el mundo de las causas y el fenoménico se explica con riqueza de detalles, dejando siempre una parte de misterio a la cual mi espíritu puede acceder solo si se deja guiar plenamente por la fuerza de la sagrada Intuición, un raro don que las esferas celestes le conceden al iniciado. Un don que requiere pureza de ánimo y de intención, conciencia de que cuando hayamos comprendido esa nueva porción de verdad celada para la mayoría, claramente seremos más consciente y sabios pero seguramente seremos “menos felices” al acceder a las complejidades y a las turbulencias del alma humana. Un don que llega solo en respuesta a una condición interior de equilibrio.

Y es así como la sutil enseñanza llegó a su conclusión. Una iniciación impartida por el espíritu que sabe aceptarla y que trata todos los días de ser fiel al antiguo pacto sellado en los meandros del tiempo. En esos instantes querrías que esas sublimes cumbres de un conocimiento superior, que no pertenece a la densidad de la efímera realidad en la que vivimos, no terminaran jamás.

Si la Iniciación implica una severa amonestación, o si esa ocurre como un acto de amor que fluye desde el primer instante entre el Maestro y el discípulo, en todo caso querrías que nunca terminen. Comprendiendo que esta es la verdadera cura para mi ser. Mi espíritu necesita esas gracias para poder decir YO SOY.

Y desde el instante de la educadora explicación de las Leyes sagradas, es así como inmediatamente después nos catapultamos al mundo, muy lejos de esa liviandad etérea a la cual el Maestro te había dado acceso.

Y ahí nos encontrarnos nuevamente recorriendo el angosto camino. El camino de la renovación. El camino del abandono. El camino del adios al mundo y a sus dinámicas.

Ni bien recibí la enseñanza caí en la cotidiana escalada salvaje e inaccesible por los angostos caminos del mundo en los que la vida y la muerte tienen el mismo valor, en los que el amor y el odio se persiguen, en los que se profesan las mentiras insensatas como un distorsionado fondo de melodías ausentes... el mundo... para el discípulo que reconoce que su verdadera naturaleza no es esta, el mundo es un lugar de contradicciones... y el rechazo del mundo se expresa en diferentes formas en las vidas de cada uno...

Aceptar la encarnación aquí, si bien has ampliado los horizontes del real Conocimiento, será siempre algo complejo. Una difícil adaptación que a veces podrá hacerte daño.

Deja todo y sígueme... para el discípulo que ha decidido dejar las cumbres montañosas y protectoras del antiguo camino meditativo para bajar a la arena de los últimos tiempos, seguir la Ley es algo arduo y complejo, pero es posible y deseable para quienes sienten interiormente el Fuego Sagrado que arde fuerte en el pecho al sentir la Antigua Doctrina de lo Sublime.

Y es así como en esta lucha entre el bien y el mal, entre la emoción y la lógica, la iniciación y la enseñanza recibidos de los eternos Mutantes tiene que ser puesta en práctica.

Un ejercicio delicado, que algunas veces es catastrófico y otras pasa a ser fluido inmediátamente. Un ejercicio que podríamos definir como el Verdadero Ejercicio, la Verdadera Meditación: la esencia de la contemplación, un estado del ser tan difícil de alcanzar para el discípulo y al mismo tiempo tan facilitado por la práctica y por el camino fraternal de la experimentación.

Es así que la enseñanza decanta en mi e intenta seguir las diferentes fases y los complejos pasajes de la transmutación alquímica. La piedra en bruto se prepara para sufrir cambios e inimaginables transformaciones, por voluntad propia y por gracia concedida por el Insondable.

Transmutación... yo que buscaba los secretos de la alquimia y de la sanación antigua en los libros y en los reinos naturales, me siento arrollada por haber comprendido, a pesar de haberlo hecho en una medida rústica y mínima, que la verdadera sanación del ser es la plena comprensión y entendimiento de las Causas Primordiales... mejorar y el interactuar con ellas, controlándolas, programándolas conscientemente, calculando lo que ocurrirá cuando se volverán efectivas.

Transmutación... dejarse llevar en un infalible acercamiento emotivo para confiar en la matemática de Dios... cuán difícil es para quienes buscan con fuerza la esencia de las cosas, la esencia de lo que Es y la comprensión del Todo... cuán difícil es recorrer el angosto camino del discipulado, formado por caídas, desilusiones y traumas pero también por esencias de indescriptible bondad, curación de antiguas cicatrices, estados de increíble virtud, adquisición de gran conciencia, deseo de llegar cada vez más cerca de la Cima del Uno, deseo de dejar todo y de seguir a Dios, de comprenderlo en todas Sus manifestaciones inmanentes y trascendentes.

Por lo tanto, lentamente, con sus alegrías y sus dolores, la piedra en bruto queda cada vez más plasmada, trabajada y lustrada... cada día, en este ejercicio de transmutación y de trabajo para realizar la Piedra Filosofal, la matemática, o bien, la Ley de Dios viene en nuestra ayuda. Somos nosotros los que tenemos que poner en práctica esta Lógica con devota consciencia que ella misma Es y actúa en todo y en el devenir. La Ley es lo que nos une con los Dioses, lo que marca la dinámica evolutiva, así en el Cielo como en la Tierra.

Al hacer este ejercicio supremo de Meditación, de Deducción y de Determinación de las Causas, el iniciado se comunica e interactúa con la Ley del Karma que guía la realidad. No siempre es fácil. La mente en el tiempo aprenderá dicha práctica a través de la insistencia en el ejercicio cotidiano. No siempre es fácil pero cuando uno lo logra ocurre una amplificación de la conciencia. Las redes neuronales comienzan a estructurarse a lo largo del tiempo, según cánones que ya no son lineales sino volumétricos.

Bajadas y subidas, estanques inaccesibles que amenazan con convertirse en vorágines, alegres alturas frescas de aire puro, cascadas que brotan límpidas y que nos limpian de nuestros modelos enfermos, colinas y llanuras, pantanos y frondosos árboles altos, restos de hombres que han quedado atrapados en los matorrales que presenta el camino, y encuentros de sublime intensidad... este es el camino del discipulado. El camino que los antiguos iniciados han recorrido a lo largo del tiempo. El camino que nosotros también, los amantes de la Verdad y de Cristo por encima de todas las cosas, intentamos andar... a pesar de las tentaciones y de las pruebas que la naturaleza humana necesita... a pesar de las experiencias traumáticas que, a veces, nos oprimen hasta nuestro próximo descenso a la materia...

Este es el angosto camino del discípulo. El angosto camino que hay que recorrer para que un día seamos dignos de sentarnos en la Mesa Sagrada del Cordero.

Ante nosotros se encuentra una cima que hay que escalar, siempre dirigidos hacia el Sol. Detrás nuestro están las historias y los ejemplos de quienes tienen que reintentar en otra vida en este plano para recuperarse y volver a empezar la ardua aventura del espíritu.

Al lado nuestro están los Gigantes del Cielo que nos tienden una mano y que nos ayudan a subir.

Frente a nosotros tenemos el alba de una nueva Era que está por nacer en el horizonte, un amanecer claro que despeja todas las dudas humanas.

Cerca nuestro está la fuerza de tener como aliados a los Jardineros del Cosmos, a los Dueños del Karma.

En nuestro interior está el deseo de transmutar nuestras debilidades y nuestro apego.

En nuestro interior está el deseo de querer vernos cumpliendo con lo que ha sido escrito, dicho y transmitido.

En nuestro interior está el saber que no estamos solos. El deseo de formar parte del ejército de Aquel que está por regresar.

El querer ser servidores en la viña del Señor, el querernos liberar en los cielos con las astronaves blancas en compañía de nuestros Maestros eternos. Descansar con ellos, conocer otros mundos, amplificar nuestro conocimiento, comprender todos los aspectos de la Creación. Conocer a Dios y servirlo por encima de todas las cosas.

Esperemos que nuestros espíritus puedan seguir siempre el angosto camino de la Iniciación Solar, consumir todos los restos del viejo hombre para hacer nacer de este montón de cenizas a un Hombre Nuevo en el que la mano de Dios pueda derramar Su unción más santa.

En Fe, un alma hacia el Uno

Gubbio, 4 de Septiembre de 2017

Francesca Panfili

-Entrevistas de Pier Giorgio Caria a Giorgio Bongiovanni

- La realidad y la verdad pacífica de los Ovni (5ª parte)
https://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2020/9026-la-realidad-y-la-verdad-pacifica-de-los-ovni.html

- Pandemia corona virus: ¿Qué sucederá, cambiaremos? (4ª parte)
http://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2020/9013-pandemia-corona-virus-que-sucedera-cambiaremos.html

- Corona virus y acontecimientos mundiales (3ª parte)
https://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2020/9001-corona-virus-y-acontecimientos-mundiales.html

- Entrevista del 26 de Marzo 2020 (2ª parte)
https://www.youtube.com/watch?time_continue=4&v=Iq9yJe-8JTI&feature=emb_logo

- Entrevista del 18 de Marzo 2020 (1ª parte)
https://www.youtube.com/watch?v=gr84ckonHp4&feature=emb_logo

Mensajes adjuntos:

- 30-04-20 Los espejos maravillosos de los Seres de Luz
https://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2020/9035-los-espejos-maravillosos-de-los-seres-de-luz.html

- 26-11-19 Esferas de Luz en Gubbio
https://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2019/8842-esferas-de-luz-en-gubbio.html

- 18-09-19 Las alegrías y los dones de la ley de Dios
https://www.thebongiovannifamily.com/cronicas-de-las-arcas-2019/8779-las-alegrias-y-los-dones-de-la-ley-de-dios.html

- 2-07-19 La verdad, la eterna verdad
http://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2019/8689-la-verdad-la-eterna-verdad.html

- 10-06-19 Yo soy
https://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2019/8674-yo-soy.html

- 18-02-19 GNA: 7.465.006
https://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2019/8539-gna-7-465-006.html

- 27-06-18 Sed a imagen y semejanza del Sol
http://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2018/8313-sed-a-imagen-y-semejanza-del-sol.html

- 3-01-18 Anno Domini 2018. Ningún lugar es lejano
http://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2018/8136-anno-domini-2018-ningun-lugar-es-lejano.html

- 25-11-17 De mano en mano
https://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2017/8093-de-mano-en-mano.html

- 24-10-17 La divina alma colectiva
https://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2017/8058-la-divina-alma-colectiva.html

- 20-09-17 Testigos de la Verdad
https://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2017/7984-testigos-de-la-verdad.html

- 22-08-17 Pero somos solo siervos de los siervos de Dios
https://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2017/7959-pero-somos-solo-siervos-de-los-siervos-de-dios.html

- 14-01-17 Cristo es el Espíritu Santo
https://www.thebongiovannifamily.com/cronicas-de-las-arcas-2017/7690-cristo-es-el-espiritu-santo.html

 

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100
libroicontattiuniti139