Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Índice del artículo


“El 25 de Marzo” continúa Giorgio “hace unos pocos días, recordábamos el nacimiento en este mundo de mi Maestro Espiritual: Eugenio Siragusa. Un aplauso a mi Padre espiritual que ha sido el Maestro que me ha iniciado en esta Obra. Antes de continuar querría abrir un pequeño paréntesis para rendir un homenaje a un amigo mío que se encuentra aquí presente, a quien le estoy muy agradecido, querría llamarlo al escenario. Un amigo, un hermano y también un maestro. Así como Juan Alberto, él también es un veterano, un representante de la Obra, biógrafo de mi vida personal, como estigmatizado, místico y periodista antimafia; a esta persona también le debo mucho. Deseo que venga aquí y que nos regale algunas palabras. El periodista Jean Georges Almendras”.

Y así Georges Almendras toma la palabra:
“Bien ¿qué podría decir ahora que no se haya dicho en todos estos años? Siempre hay algo nuevo que decir a los rostros que ya son viejos, a las caras nuevas y a las aún más nuevas de las personas que llegarán. Aquí están presentes algunos adultos, hombres y numerosos jóvenes. Estamos aquí esta tarde, hablamos un único idioma y por lo tanto no es necesario abrir la conciencia, porque todos estamos en el mismo barco. A veces es necesario recordarlo ya que los estímulos internos y externos pueden, de alguna forma, transformarnos para bien o para mal. ¡Quisiera deciros a todos vosotros, sin entrar en la esencia del mensaje porque lo estáis viviendo, cada uno a su modo, con su cultura, con su carga de problemas y de descubrimientos, de revelaciones, de momentos espirituales y humanos, con los sufrimientos, las riquezas, las carencias, los excesos, las luchas, los silencios, que hay algo más que yo desearía observar en la comunidad de nuestra Obra! O mejor dicho, en la comunidad humana que forma nuestra Obra, que se encuentra inserta en la sociedad y en este sistema. A veces no sabemos conjugar la práctica con el discurso teórico y verbal. Y ¿qué siento? A menudo ocurre que cada uno difícilmente logra encontrar en su lugar la integración necesaria entonces llegan los excesos, la indiferencia, el aislamiento, y el fanatismo, este último siempre ha estado presente en la obra de Giorgio Bongiovanni, como en todas las obras que abrazan causas sociales: en la iglesia, en las religiones, en las comunidades políticas, en el fútbol. Por un lado están el exceso o la indiferencia, por el otro la exageración en la operatividad, en el deseo de comprender. Eugenio Siragusa siempre dijo que el fanatismo es el exceso de creer en lo que no existe. Es correcto, son palabras muy apropiadas. Por lo tanto simplemente quiero deciros, no me quisiera extender tanto, pero siento la obligación de transmitiroslo, que cuando asumimos un compromiso, bienvenido sea, éste tiene que concretarse con frutos, no solo en las intenciones. ¿Es correcto Dr. Rambaldo? Realmente esta premisa es una advertencia para todos los que realizan obras espirituales y que tratan de luchar. Porque quién sabe si podremos llegar hasta el final, o si nos quedaremos en el camino. Si observamos al Giorgio Bongiovanni humano, más allá de su experiencia espiritual, lo vemos como un luchador social, un hombre que se compromete por una causa, por un ideal. ¡Esto es lo mínimo que podemos hacer, sin demagogia sino en la práctica, si queremos cambiar el mundo, de lo contrario podríamos estar en esta sala hablando y leyendo durante horas y horas! Yo estoy realmente cansado de ver a personas crucificadas en nombre de las causas sociales: en la Izquierda, en el ambientalismo, en las luchas en contra de los Yankees y de las dictaduras. A veces llega el momento en el que, si uno no se compromete con determinación y coraje, en forma práctica, todo queda en palabras, en demagogia, en teoría. Esperemos que el Papa Bergoglio deje de ser un tibio como lo fue en un tiempo y que cambie ahora que tiene poder y que se convierta en un hombre de acción, no en un demagogo. Cuando se dicen discursos a favor de los derechos humanos, en contra de quienes los violan, hay que argumentar sin convicciones controvertidas y especuladoras, se tiene que actuar en función de la justicia por el concepto de la justicia en sí misma. Sin embargo en el interior siempre están los detrás de escena. Vemos por televisión al Papa Francisco (Bergoglio), al Papa Ratzinger que renunció, ahora está Almendras, luego Bongiovanni, pero nunca tenemos que olvidar que atrás de todo esto hay un mundo colateral. ¿Cuántas veces hemos dicho y denunciado que el Vaticano es corrupto? ¿Pero por qué motivo denunciamos esto, por una hipocresía, una demagogia, porque es una linda frase decir: ‘El Vaticano es corrupto?’ No, porque realmente es corrupto. Porque mientras estamos sentados aquí intentando comprender todo esto, mirando los videos, escuchando a Giorgio, existe un movimiento paralelo en Méjico, en Paraguay con sus problemas políticos, de corrupción, todo esto se vive en mi País, se vive en Argentina. Nosotros aquí no somos meros teóricos de la espiritualidad y por lo tanto tenemos que romper con esta fachada y transformarla en acción para ser combativos. Ser combativos no significa solamente inmolarse con un cocktail explosivo y volar por los aires, a pesar de que a veces den ganas de hacerlo, os pido perdón, ser batalleros significa no mentirnos a nosotros mismos cuando decimos: ‘Yo doy la vida por la Obra, por Cristo, entrego la vida por Eugenio Siragusa, por Giorgio Bongiovanni, por los valores de la justicia’. Esto significa dar la vida. Si a las 3 de la tarde me puse de acuerdo con una persona para ir al cine, pero en el mismo horario hay una actividad programada, tendré que darle la prioridad a esta actividad y no ir al cine. No tiene que existir el fanatismo teórico sino que tenemos que ser coherentes con lo que hacemos aquí, hoy sentados en esta silla, de lo contrario no somos coherentes. Somos nosotros los que tendríamos que ser los primeros fervientes, de lo contrario mañana ¿con qué cara voy a hablarle a las personas de este mensaje? Puedo hacerlo y, si me perdonáis, utilizaré las palabras de Bergoglio que dijo: ‘La Iglesia no puede convertirse en una ONG’. Entonces la Obra de Giorgio Bongiovanni, la Obra de Cristo, no pueden convertirse en una ONG burocrática; a pesar de que en algunas situaciones parecería serlo realmente. Es hora de cambiar y de dar vuelta la página. Incluso la Iglesia católica lo está haciendo. Estratégicamente eligió a un latinoamericano con un mensaje aparentemente revolucionario, eso es lo que esperamos. Nosotros también tenemos que hacer una revolución adentro de la cruz, por vosotros, por nosotros, por aquello de lo que estamos hablando ahora. Hoy hemos escuchado la palabra ‘Cristo’ no menos de cinco mil veces, entonces, más allá de nuestra carga de dificultades tenemos que ser realmente coherentes con este mensaje cristiano, crístico. Puede ser que no sepa ni leer ni escribir. Eso no importa. Puede ser que no sea un doctor, que no sea un universitario. No tiene importancia. Puede ser que sea un ignorante y que a duras penas conozca las cartas, o que sea un analfabeto. No importa. Puede ser que sea una ama de casa, un agricultor, no importa. Si soy un abogado, un juez, un fiscal, escritor, periodista, la responsabilidad es aún mayor. Aquí se encuentran presentes algunos amigos que vienen desde Italia, que trabajan en el lugar en el que “las papas queman”, porque la obra nació allí. Lo importante es que tenemos que ser coherentes, prácticos y romper nuestros esquemas hipócritas que nos han inculcado a lo largo de los años. A veces, sin querer, nos equivocamos, pero con el tiempo, perseverando, el error podría transformarse en una actitud intencional. Quiero dedicar toda esta lucha, esta etapa a un amigo que ya no está.” continúa Georges “Se llamaba Pascal Lopresti. Algunos de ustedes lo conocen, otros no. De alguna forma Pascal representaba lo opuesto a nosotros, la coherencia que nosotros no tenemos, a pesar de que tenía un poder económico empresarial y los conocimientos, con todas sus extravagancias humanas fue más coherente que un cristiano, que va todos los días a misa para tomar la comunión. Es por ello que deseo dedicar esta lucha al Cristo y a él. Mil gracias”.
Un gran aplauso recuerda a nuestro querido hermano desaparecido hace unos pocos meses. Luego los representantes de las demás arcas continúan con sus discursos.

Arca de Las Rosas:

Diego: “Buenas tardes. Nuestro grupo es pequeño, pero nos reunimos siempre. Naturalmente leemos todos tus mensajes y los discutimos, también leemos los de Luz de María, que vienen de tu misma fuente. Hoy tengo que agradecer a Giorgio porque ha dicho dos cosas que me han iluminado. Después de 45 años de búsqueda espiritual, comprendí porqué mi ser ha rechazado a una parte de la iglesia, hoy cuando Giorgio explicó la diferencia entre la iglesia de Juan y la de Pedro comprendí el porqué. Espero no cometer un error, pero ahora me siento más en paz conmigo mismo y con todo aquello en lo que creemos, esto lo transmitiré en nuestra próxima reunión en Las Rosas. Creo que incluso nuestros compañeros/hermanos sienten lo mismo. Lamentablemente no todos han podido participar en la reunión de las Arcas, a causa de los problemas y de los compromisos. Aquí estamos con mi mujer, a quien le agradezco sentidamente porque es gracias a ella que estoy aquí. Giorgio, obviamente tú  has sido el protagonista de todo esto. La unidad de la que has hablado es algo que realmente sentimos en nuestro corazón y tiene que servirnos para luchar, con tal de que las cosas funcionen entre nosotros y en todo el mundo. Esperemos que esta humanidad pueda estar unida, un abrazo a todos. Gracias”.

Arca de La Pampa:

Jorge Pracilio: “Para mí es un poco difícil hablar con vosotros, considerando que sois mis hermanos. Estoy eternamente agradecido con Giorgio por estar en esta Obra. Hace algunos días, cuando estuve enfermo, le decía ‘-Eres el Cristo’ pero él me respondía que no y me decía: ‘-Estoy sufriendo por vosotros’; esto me confirmó que no me equivocaba. Cada vez que estoy cerca suyo tengo un sentimiento tan grande que me pasan estas cosas. ¿Quién sabe si hace 2.000 años estuve junto a Él, lo amo y amo a todos aquellos que están en la Obra, con todo mi corazón. Nunca había visto un video como el que vimos hoy. Quisiera pedirles a todos nuestros hermanos que le enviemos una copia al Papa para que el dinero que posee la Iglesia sea utilizado para darles de comer a esas personas, a esos niños que sufren por nosotros, no al contrario. Gracias”.

Pilar Daza: “Simplemente querría agradeceros a todos. En la Pampa somos pocos pero colaboramos siempre y estamos presentes en todas las reuniones a las que viene Giorgio. Lo conozco y lo sigo desde hace 15 años, y desde el primer día él siempre ha sido igual: humilde, respetuoso, siempre nos ofrece un lugar, un tiempo y un espacio para que cada uno de nosotros podamos hablar con él, contarle nuestras cosas, entregándonos un amor incondicional. Tenemos que valorarlo y considerarlo como un ejemplo para todos. Muchas gracias”.

“Pracilio, tienes que cuidar mucho a esta mujer, tienes que amarla y adorarla” le dice Giorgio a Jorge.

Arca de Villa Dolores:

Vilma Torres: “No tengo mucho más para deciros de lo que ya han dicho los demás, lo único que puedo dar es mi testimonio en dos palabras, y como tengo un temperamento revolucionario retomo una de las palabras que más amo y que fue pronunciada antes por Georges Almendras: la Coherencia. Desde que conozco a Giorgio físicamente, es decir, desde hace ocho años, e incluso desde antes, hace 25 años, cuando leía sus revistas ‘Nonsiamosoli’, me animo a decir con todo mi corazón que ha sido el regalo que el Cielo me ha dado en esta vida. Poder conocerlo. Porque en él conocí realmente la coherencia de la palabra en la acción. No solo he tomado a Giorgio como ejemplo para mi vida, sino que lo amo como amo a Cristo y lo valoro con todo mi corazón por todo este amor que nos da y que nos permite aprender continuamente. Después de estos tres días que hemos compartido junto a él, sigo emocionándome cada dos segundos y el llanto me sigue quedando en la garganta. Nunca deja de sorprenderme por su coherencia, porque él es así, puro amor y representa a Cristo ¿quién mejor que él para representarlo? Amo a Cristo y amo a Giorgio. Gracias a todos mis hermanos y a vosotros, porque incluso en cada uno de nosotros, gracias a las enseñanzas de Giorgio, veo a Cristo. Gracias a todos, felices Pascuas”.

Arca de Neuquén:

Joel Heredia: “Estoy muy feliz por estar aquí y compartir con todos mis amigos esta experiencia. Le estoy especialmente agradecido a Giorgio porque espiritualmente en un momento de mi vida me convocó y hoy tengo la certeza. La noticia de Neuquén que quiero transmitiros es que en enero de 2011 Giorgio nos hizo llegar un comunicado de prensa en relación al fracking (una técnica de fracturación hidráulica para la extracción de hidrocarburos, n.d.r.). Hoy ésta es una realidad mortal, en Neuquén el río está muy comprometido, por consiguiente los casos de muerte se vuelven cada vez más numerosos. El 22 de Marzo de este año, día mundial del agua, realizamos una marcha con los justos de los que Giorgio siempre nos habla, porque a partir de ese famoso comunicado de prensa espontáneamente comenzaron a aparecer muchos jóvenes y hombres justos en defensa del agua. Todo esto es sorprendente y yo se que en todo esto está la mano de Giorgio. El 3, 4 y 5 de Abril, constituiremos por primera vez en Argentina ‘un Parlamento del agua’ para denunciar las problemáticas causadas por la técnica del fracking, de la megaminería. En Neuquén hay un estudiante italiano de filosofía que está haciendo un doctorado, viene de una localidad cercana a Sant’Elpidio a Mare, le hablé de Giorgio y el viernes se encontrará en la marcha. Seguramente hay una relación espiritual muy profunda. Gracias Giorgio por haberme permitido estar aquí”.

Arca de La Plata:

Fabián Ranieri: “Deseo presentaros a Rubén y Adriana porque junto conmigo representan al grupo operativo de La Plata, hacemos un esfuerzo muy grande y de un modo u otro para que podáis saber que estamos presentes en lo que podemos. Nuestro esfuerzo está concentrado en el programa de radio que ya cumplió cinco años. Luchamos por apoyar a Giorgio tratando de recopilar todas las informaciones que él nos envía. Es un esfuerzo enorme que hacemos junto a mis hermanos Adriana, Rubén, Maxi y Noemí que están en La Plata. Estoy feliz porque después de mucho tiempo vuelvo a ver vuestros rostros (de Katy y Nico, dos chicos que formaban parte del grupo de La Plata y que ahora se mudaron a otra ciudad) y obviamente de estar con Giorgio aquí a mi lado, y a veces es muy difícil estar a su lado, pienso que todos vosotros habéis sentido la emoción. Os agradezco por todo, estoy feliz por haber conocido a los hermanos de Méjico, de Chile, de Paraguay y a todos los que llegaron de otras partes, para estar juntos. Es algo extraordinario”.

Rubén Rajich: “Nosotros en La Plata somos muy pocos. Aquí es difícil despertar a las almas. Sobre todo quiero agradecer a Dios, a Giorgio y a Juan Alberto y a todos, porque desde el primer día en que llegué me habéis hecho sentir como un hermano, no me sentí rechazado, me sentí como en mi casa. Recuerdo que a veces, cuando era pequeño, hablaba con Dios y le decía que yo nací en el mundo equivocado, en la época equivocada porque iba en contra de la corriente, pero en un determinado momento conocí a Giorgio que me abrió la mente; os conocí a vosotros y me di cuenta de que no estaba solo, a partir de ese momento me liberé y aquí estoy. No sé si lograré ser un granito de arena. Trato de imitar a Giorgio pero no le llego ni siquiera a sus zapatos o a las de Juan Alberto. Me emociona mucho lo que hacen Agustín y Paola. Bien, no quiero nombrar solo a ellos porque sé que todos sois trabajadores. Esperemos que algún día pueda hacer el uno por ciento de lo que hacéis todos vosotros. Gracias”.
“Gracias Fabián” dice Giorgio “por el programa de Radio. Tienes que mantener unidos a estos chicos. Si te puede ser útil te digo una cosa: hace cientos de años me defendiste en un juicio. Gracias”.

Arca de Comandante Piedra Buena, Santa Cruz:

Nicolás Pereiro: “Me habéis hecho emocionar mucho y os agradezco porque sin ustedes no podríamos hacer muchas cosas. Hacemos lo que podemos, intentamos hacer lo mejor que podemos. Deseo contaros una historia, no sé si podré, pero lo intentaré. Hace algunos años, durante una reunión con Giorgio y  Juan Alberto les manifestamos nuestra intención de mudarnos al Sur pero no sabíamos si la decisión tomada era correcta entonces le preguntamos a Giorgio, él nos respondió que esperáramos tres meses para luego decidir. No sabíamos qué era lo que podía ocurrir. Cuando regresamos a La Plata nos dimos cuenta de que faltaban tres meses para que se venciera el contrato de alquiler del departamento en el que estábamos, que faltaban tres meses para que se venciera mi contrato de trabajo, que faltaban tres meses para que yo terminara mis estudios y entonces nos dimos cuenta de que teníamos que partir. Cuando llegamos a nuestra nueva morada nos dijimos que no habríamos podido hacer nada porque estábamos solos, lejos. En un determinado momento lo odié a Juan Alberto porque cuando uno le pide un consejo él siempre te dice: ‘Decide tú’ y así uno no sabe qué hacer. Durante un tiempo realmente no sabíamos qué hacer, no nos lográbamos poner de acuerdo con Fabián, antes estábamos en La Plata junto a Fabián y sé que le hacíamos la vida imposible, y por ello le pido disculpas, no fue fácil comprendernos mutuamente; fue realmente difícil adaptarnos y aprender. Cuando nos fuimos no sabíamos hacer nada, éramos pocos y estábamos lejos. Pero luego, lentamente, nos comenzamos a organizar y empezamos a trabajar mejor. Nos encontramos con una pareja de amigos que jamás me habría imaginado que nos escucharían. Estamos haciendo lo mejor que podemos, organizamos reuniones, hablamos, nos consideran locos. Allá es muy difícil ir en contra del fracking, de la minería y de otras cosas, porque es una ciudad de diez mil habitantes y la política es muy complicada. Os cuento una anécdota de cuando hicimos una manifestación en contra de la energía nuclear, el mismo día en  que vosotros la hacíais aquí. Vinieron a ofrecernos dinero para que no la hiciéramos y cuando dijimos que no nos interesaba el dinero, la respuesta fue: ‘No olvidéis que estáis trabajando para nosotros’. Le llamé a Juan Alberto y él me dijo: ‘Tenéis que decidir vosotros’ y decidimos hacerla igualmente a pesar de que fue complicado. Más allá de esto nos ayudó a unirnos como grupo y por lo tanto estoy contento porque pudimos vivir algo así. Otra cosa que quiero decirle a Giorgio es: estoy aquí para seguirte, donde sea que vayas”.

Arca de Santa Fe-Paraná:

Gerardo Silvi: “Después de tantas emociones y de numerosos relatos de historias vividas es muy difícil decir algo sin repetirse. Hay muchos argumentos que coinciden. Con la presencia de Giorgio Bongiovanni, con la asistencia de Juan Alberto Rambaldo, de Cristo que está con nosotros en manera permanente. Intentaré ser breve para no quitar mucho tiempo. Simplemente quisiera recordarme a mí mismo y en nombre de todos mis hermanos y de aquellos que no han podido venir (hablo de los hermanos tanto de Santa Fe, como del resto del País), que los tiempos en los que vivimos y los que viviremos serán difíciles, pero esto no tiene que apagar nuestra alegría y la conciencia de que estamos trabajando para el Padre y que no estamos solos, que necesitamos seguir adelante, día tras día, momento a momento, en cualquier lugar en el que nos encontremos, con toda nuestra fe, esperanza y con nuestra fuerza, pero sobre todo con nuestra unión. No perdamos tiempo, dejemos de lado las palabras, y como dijo nuestro hermano Georges Almendras: ‘Basta de hablar, actuemos’. Pongámonos a trabajar para que el futuro sea siempre mejor y lleno de gloria. Gracias a cada uno de vosotros, a todos vosotros, hermanos de Campana por el recibimiento, a los de Uruguay, de Paraguay y de Chile. Antes de darle el espacio a Cristina querría lanzar, con vuestra energía, un grito muy fuerte y profundo al Padre para que nos de la fuerza para seguir y para acompañar a Giorgio hasta el final y más allá, sabiendo que todo lo que vendrá siempre será mejor”.

Cristina Collino: “Conozco a Giorgio desde la década de los ’90 y cada vez que voy a una conferencia suya, a una reunión suya, sé que me encontraré con un Giorgio diferente, con un Giorgio que nos enseña una montaña de cosas, pero todas las veces supera mis  expectativas. Cada nueva conferencia es más grande que la anterior, cada discurso suyo es más grande, así como cada enseñanza suya, es una alegría recibir lo que nos transmite pero a veces esto representa un gran compromiso, una responsabilidad que será para toda la vida. Siempre digo que no se si lo lograré, pero las pruebas nunca son más grandes de lo que podemos soportar. Entonces podemos hacer algo. Yo trato de poner, como dijo nuestro Maestro, el cerebro y el corazón juntos, tratando de darle a cada uno lo que le falta al otro. El motivo que me impulsa a hacer algo no es solamente porque no quiero ir a la segunda muerte, y no quisiera hacerlo realmente, no tengo ganas de conocer la Ira Santa del Padre, sino fundamentalmente por todo el esfuerzo que hace el Cielo en llegar hasta nosotros que no somos nada, para sensibilizarnos, como nos dijo Giorgio: ‘Si nos miramos desde el espacio somos un puntito, el planeta Tierra con nosotros en su interior es menos que un puntito’. Y es todo este esfuerzo, todo este empeño que hace el Cielo a través de sus instrumentos, a través de las fuerzas de la naturaleza, para despertarnos que me da el impulso para actuar. Yo necesito a Giorgio que se ha cargado con el inmenso compromiso de estar con nosotros, mostrándome mis debilidades y esto es lo que me sacude; jamás le he dicho a Giorgio: ‘te acompañaré hasta el final’ porque no sé si lo lograré, pero intento vivir mi compromiso día a día y por lo tanto hoy estoy contenta porque he llegado hasta aquí y espero poder decir lo mismo mañana”.

Arca de Rosario:

Inés Lépori: “Antes que nada deseo agradecerle a nuestros anfitriones: Agustín, Paola y a todos los hermanos de Zárate-Campana, por esta magnífica organización, como dicen los chicos de Rosario: ‘¡Mañana saldrá en todos los periódicos de la galaxia!’ Quiero agradeceros además a todos los presentes por estar aquí reunidos, el esfuerzo que habéis hecho nos enriquece a todos y cada uno de nosotros. Cuando Giorgio y Juan Alberto comenzaron a llamar, me dije a mi misma: ‘¿Ahora qué digo?’ En fin, se perfectamente lo que quiero decir, con el permiso de Giorgio, querría rendir un homenaje a mi maestro Juan Alberto. Él se enojará conmigo, pero espero que vosotros salgáis en mi defensa. Si yo hoy soy alguien, si hemos hecho algo en Rosario es gracias a Juan Alberto, lo conozco desde hace mucho tiempo y la paciencia que ha tenido conmigo, su amor, su sabiduría, han formado mi carácter a lo largo de todos estos años, cuando Giorgio no estaba con nosotros. Últimamente tenemos la suerte de verlo más seguido, pero antes en el arca de Argentina, desde que yo llegué, el representante era Juan Alberto Rambaldo. Es un hombre al que nada ni nadie le podrá impedir que yo le esté eternamente agradecida. Y quiero decirles a los jóvenes, a los nuevos rostros, que si ellos están aquí es porque primero estaba Juan Alberto, entonces es gracias a él. No podría, aquí en presencia del Padre, de la Madre, de Cristo y de Giorgio, afirmar algo que no siento. Giorgio ¿qué puedo decirte que no te hayan dicho ya esta tarde? Es un honor que nos sigas permitiendo estar aquí, soy consciente, aunque por lo poco que puedo, de que todos necesitamos de ti, todos, y que tu protección nos permitirá llegar hasta donde seamos capaces de llegar. Y como dijo Cristina, no me gusta hacer promesas porque no sé si seré capaz de mantenerlas, pero te digo que con las enseñanzas de Juan Alberto, que nos ha enseñado a amar a Cristo y a amarte, haremos lo posible por acompañarte, en todo lo que podamos. Gracias por todo Giorgio”.

Arca Zárate-Campana:

Paola: “Antes que nada deseo agradeceros por los miles de kilómetros que habéis recorrido para llegar hasta aquí. Creo que, quienes batieron el récord en coche fueron los hermanos de Santa Cruz: 3.000 km. Ver a Carlos por primera vez representando a los hermanos de todo Méjico para nosotros fue una felicidad inmensa. Más allá de agradeceros a todos quiero hacerlo también a los chicos de Zárate y de Campana, que han trabajado mucho para esta reunión y por la marcha anti-nuclear, a los chicos que estuvieron todo el día en la cocina, a quienes estuvieron volanteando todos los días bajo la lluvia, los rayos, el sol, ellos siguieron volanteando sin descanso. Tenemos a la gente de Zárate y de Campana en nuestra contra, y mucho más ahora, después de la marcha del viernes pasado, pero estamos más felices que nunca y nos sentimos muy fuertes por hacer esto. Nos llena de una gran alegría el hecho de enfrentarnos a este monstruo de Atucha y de salir a gritar la verdad para despertar a las personas, luego que pase lo que pase. Obviamente tienen la intención de instalar más plantas nucleares en Lima: Atucha II, Atucha III, Carem 25, la verdad es que es un conglomerado nuclear desastroso. Además tenemos a la empresa Monsanto, estamos completamente contaminados. Pero también es una gran bendición para nosotros tener hoy a Giorgio aquí en Campana, en esta reunión. Todavía no sabemos por qué está hoy aquí con nosotros pero creo que él equilibra la enorme cantidad de oscuridad de la zona, la gran contaminación, la impresionante violencia y que nos sirve a todos y nos alimenta como lo ha hecho hasta ahora. Gracias”.

Agustín: “Mis sentimientos son muy similares a los de Paola, por no decir, iguales. Espero que estéis pasando muy bien este día, nosotros estamos muy satisfechos y felices, intentamos absorber todo lo más que podemos. Nos preguntamos si somos dignos de pasar las Pascuas con Giorgio, pero a veces tenemos la profunda fe en que el nuestro es un camino de vida, de muerte y de resurrección, para poder conectar esos anillos que nos conducen al Reino de los Cielos. Tenemos que comenzar desde cero. Giorgio nos ha dicho que hemos sido iniciados, nos está enseñando qué es la vida. Mil gracias Giorgio. En segundo lugar quiero agradecer de corazón a todos aquellos que se unieron a nosotros para apoyarnos en la marcha, para atacar, en el mejor sentido de la palabra, a esta industria nefasta de la energía nuclear. Es un acto de violencia, por lo tanto pongámosle el dedo exactamente adonde más mal le hace al poder de turno, con la potencia Celeste que está atrás de todos nosotros, y que esto también es un paso adelante hacia nuestra libertad. Os agradezco a todos”.

La emocionante expresividad en las palabras de nuestros hermanos que pasaban unos detrás de otros para representar a las diferentes arcas nos ha conmovido profundamente. Muchas lágrimas y un fuerte sentimiento de amor nos unen en un vínculo sagrado. La presencia del Cáliz es capaz de crear todo esto. Ahora nos toca a nosotros mantenerlo firme.

Entonces el mensajero de Dios retoma la palabra.

Para mi cada uno de vosotros es un rostro. Vuestro rostro, vuestra mirada es la personificación de vuestro espíritu. He grabado todo, uno por uno, vuestro rostro, vuestro espíritu. Lo que os pido a vosotros, que sois mis hermanos, lo que os pido y os ruego es que mantengáis este rostro, esta mirada de amistad que tenéis, esta mirada de amistad que me transmitís, esta mirada de hermandad, de fidelidad y que recéis por mí para que mi fe sea fuerte, invencible, para que mi fidelidad hacia Cristo sea igual a la que vosotros me dais. Gracias, os amo a todos.

Así termina la reunión, con estas hermosas palabras de Giorgio que tocan el corazón de los hermanos. Una reunión de emociones, de llantos, de risas, colmados de vibraciones espirituales que le darán el impulso y la fuerza para afrontar otro año antes de que pueda regresar a esta tierra latina tan amada por Dios.
Ya es de noche y es hora de ir a cenar pero Giorgio prefiere viajar inmediatamente hacia la Capital Federal. A la mañana siguiente nos espera el ferry que nos llevará hasta la ciudad de Montevideo, Uruguay.
Llegar a Montevideo es como volver a casa. El olor de la ciudad situada a los pies del Río de la Plata, una lengua del Océano Atlántico, sus colores, sus características me traen muchos recuerdos sobre la permanencia de Giorgio en sus cuatro años de intensa misión en esta tierra uruguaya. Una tierra en forma de corazón en la que vive una piedra con forma de corazón que ha recorrido el mundo junto a él llevando esperanza, alegría y amor, con un mensaje dirigido a la conciencia de los hombres que apela al despertar de las almas.
Llegamos a casa junto a Georges y a Erika, y a la noche nos encontramos con algunos hermanos del Arca de Montevideo. Al día siguiente la reunión de amigos y simpatizantes se realiza en una sala de la iglesia evangelica de la ciudad.

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100