Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

Gesù CristoDe Eleonora Pollastrelli

Días intensos, aquellos que hemos vivido, donde las palabras dejan lugar a las emociones: ¿cómo encontrar las palabras adecuadas para lo que hemos vivido? ¿Cómo es posible encontrar la palabra que pueda describir aquello que sientes? No, no es posible…

En días pasados, a menudo me encontraba hablando de esto con los hermanos que aún no habían tenido el don de "ver" el milagro de la sanguinación. ¿Por qué uso las comillas para la palabra “ver”? Porque presenciar este milagro no es algo que puedas ver con tus ojos, sino algo que solo puedes vivir, que puedes sentir, es una experiencia emocionante, única, que no se puede comparar con ninguna otra cosa en tu vida. Es el momento en el que la racionalidad abandona nuestra mente para dejar espacio al corazón, a los sentimientos, a las emociones, a lo extraordinario.

No sé por qué estoy particularmente emocionada por esta Navidad, no es la primera que he vivido, sin embargo siento que mi alma vibra de una manera particular, no veo la hora de poder presenciar nuevamente el prodigio que se manifiesta frente a nosotros, para nuestra salvación y consuelo. ¿Porqué siento tantas ganas de estar presente? Sin embargo, se nos ha pedido el favor de dar espacio a las almas que aún no han visto, de estar presentes en este momento desde la intimidad de nuestra casa

Pero siento que tengo que estar ahí, en mi corazón y en el Espíritu siento un fuerte deseo de estar ahí, siento un fuerte llamado. Por eso pido poder participar, aunque implique estar fuera de la casa, aunque signifique no entrar para dar prioridad a los demás, aunque solo signifique simplemente estar ahí: "Si lo sientes, si sientes que es importante para ti, ven ". Y así estuve, esperando atenta a la llamada.
Las horas pasan en expectación, emocionada como una niña que espera que pase la noche porque sabe que al día siguiente es Navidad, y sabe que encontrará un regalo para desenvolver bajo el árbol, sabe que acogerá ese momento con todo el asombro, la alegría del corazón y el amor posibles.

Aquí estamos. Me acerco con devoción, respeto y solemne gratitud a la línea que me separa de ti amado Giorgio, amado Jesús. Frente a mí hay hermanos en silencio, que tapan mi vista, pero es justo que tengan su tiempo, el tiempo para disfrutar de este momento único en su vida, este momento que imprimirá un sello en sus almas, donde todo cambiará sin dejar de ser lo mismo. Me quedo ahí con humildad, con gratitud por la posibilidad concedida que pronto podré vivir ... y en un momento me encuentro mirándote.
Un momento de eternidad, donde el tiempo se detiene, donde el sonido se convierte en silencio, un silencio ensordecedor: entras vestido de peso inútil y sales desnudo, la desnudez del alma, desnudo para sí mismo, pero sobre todo desnudo para sus ojos, Tus ojos. Esa mirada que me mira, que mira dentro de las profundidades inimaginables de mi Esencia, esa mirada que me sonríe y me comunica espiritualmente, "viniste, escuchaste mi llamada" ... "Sí mi

Maestro, ahora me doy cuenta de lo que era esa llamada que sentía en mi corazón , ¡era tu llamada!

No la entendía pero la reconocí, y estoy aquí de nuevo, como al principio, ahora y siempre, ¡estoy aquí contigo! ”. Y te das cuenta de que no tiene sentido detenerse demasiado en las debilidades humanas, que no tiene sentido detenerse demasiado para sentirse culpable, sentirse víctima o mortificado, que solo tiene sentido seguir dando lo mejor de nosotros todos los días, volver a empezar cada vez, seguir adelante para alcanzar el objetivo común, cada uno con su tarea, su talento, pero juntos por la única misión posible.

Cuántas veces nos llamas a Ti, cuánta paciencia tienes para nosotros los hijos,cuánto crees en nosotros más de lo que creemos en nosotros mismos, cuánto amor nos das todos los días aunque no nos demos cuenta. Nunca nos abandonas, siempre estás con nosotros incluso cuando te rechazamos, te alejamos, te culpamos, Tú siempre estás a nuestro lado. ¿Pero nosotros estamos conTigo todos los días? Por eso sigues muriendo y renaciendo por nosotros, para que nosotros renazcamos cada vez. Para que nuestro Espíritu renueve la promesa de servirTe, una vez más.

Gracias por este inmenso regalo del que nos honras participar, que hace que hace nuevas todas las cosas.
Infinitamente gracias.

Con amor tu hija
Eleonora Pollastrelli

27 de diciembre de 2021

Adjuntos:

25-12-21 santa navidad 2021
https://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2021/9875-santa-navidad-2021.html

31-12-17 Los ojos de Dios

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio



bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100

Suscríbase a nuestro boletín de noticias
Estoy de acuerdo con el términos y condiciones y el Política de privacidad