Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

madonna200 1De Francesca Panfili

15 de agosto

Se cumple aun el milagro de estar juntos sentados alrededor del Cáliz de la Comunión Crística para un nuevo encuentro. Un momento de descanso de tantas actividades, para honrar y agradecer a la Madre Santísima que nos protege y custodia la misión 'Del Cielo a la Tierra'. Un tiempo- un instante- para debatir sobre este oscuro momento que la humanidad está viviendo, para hablar de las ideas revolucionarias a realizar en la realidad, para dar testimonio al Maestro de los Maestros Jesucristo
Este 15 de agosto está dedicado a la historia de uno de los tantos Cristos de nuestro tiempo que Giorgio nos cuenta. Un último del mundo, un rechazado de la sociedad, un marginado, excluido, juzgado por todos y por sí mismo que, sin embargo, ha sido vehículo de una gran lección de vida que todos debemos aprender. El centro focal de esta enseñanza es dejar todo para seguir a Cristo y Sus enseñanzas, presentarse a él, incluso cuando nuestras condiciones psicofísicas no nos lo permitan, superarnos con la fe solo para servirle en la disponibilidad y en el amor que tenemos, ir contra los problemas humanos solo para encontrar sus ojos.
 
Es en los últimos del mundo que podemos encontrar a este Dios viviente, del cual los mensajes del Cielo nos hablan. Es en ellos que encontramos el Cristo que nos espera, aun cuando nos presentamos tarde a la cita con Él, aun cuando nuestra fe vacila, aun cuando no podemos vencernos a nosotros mismos para imponernos con voluntad a los instintos.
 
"Quisiera daros más, quisiera transmitiros más amor por Cristo, la fe en Cristo, el servicio a Cristo, la obra de Cristo, la amistad de Cristo, que yo no sé si lo tengo, pero sé que soy un siervo suyo. Pero sabed que nunca podré daros todo lo que Cristo quiere que os dé, porque él es imparable, inimitable, inalcanzable, pero os puedo prometer que os amo a todos.
 
Cualquiera de vosotros, incluso el último de vosotros, que es el primero, si necesitara mi vida, no existiré un solo instante para donársela. Si alguno de vuestros hijos, espero que nunca, necesitara de mis ojos, yo se los regalaré, también porque a mí no me sirve más ver este mundo. Me basta escuchar y escribir. Esto os prometo y luego prometo que mientras viva, nunca me detendré. No os dejare llevar por la desesperación, por el desaliento, por el miedo, por la rabia porque siempre encontraréis a un hombre que os hará volver a la esperanza y a la fe en Cristo, nuestro Señor. Y este soy yo.
 
Os prometo que nunca nos rendiremos.
Nuestra fuerza es la resistencia, la revolución, la protesta, la rabia contra las injusticias, el arte. Cantando, tocando un instrumento, escribiendo, recitando y sangrando, nunca nos rendiremos porque cuando yo sangro estamos juntos también allí ".
 
Estas fueron las palabras de Giorgio.
 
Cuando el Gran Espíritu crea, su aliento se esparce en el cosmos y así, el proceso creativo tiene lugar. Desde lo indeterminado, todo toma forma y se diferencia desarrollando características y peculiaridades de aprendizaje, realizando, en el mar de la vida, el retorno a esa Idea que ha originado el Todo.
 
En nuestra pequeñez, este gran proceso, lo estamos viviendo encontrando el Cáliz de la Comunión Cristica que nos ha tomado indeterminados y nos ha arrebatado del mundo, viendo en nosotros ese mármol en bruto que podría convertirse en una noble estatua a modelar con el tiempo a través del aliento divino que nos permite realizarnos en talentos y potencialidades de acuerdo con la lógica expresada por el Altísimo de la lógica, del discernimiento y de la fe .
 
Así sucede en nosotros porque en los ojos de este Cáliz hemos encontrado la luz del Dios de los últimos, de los revolucionarios, de los indefensos y de los antiguos profetas. En sus manos hemos visto las señales del Dios que vence la muerte y la trasmuta en vida. Señales que representan la última esperanza para esta humanidad moribunda y para un nuevo mundo. En sus abrazos hemos respirado el infinito.
 
Siempre hemos recibido una palabra de enseñanza y consolación. Una palabra que salva, despierta y que atraviesa el alma con todo el amor.
Como la energía de una estrella condensada en un corazón latiente, este Cáliz querría administrar el templo de Dios a cada hombre para despertar en él su verdadera naturaleza Cósmica que lo ha generado.
 
Podemos testimoniar así su vida, la de un hombre que ha dado todo a Dios, que no se ha detenido frente a nada.
 
Esto dirán del antiguo profeta a través de los siglos: que ha devuelto la esperanza, la fe, el conocimiento y la vida a aquellos que no la tenían.
 
Ha expandido su amor en nosotros. Nos ha enseñado a seguir la justicia y sus leyes y a comprender que la Gnosis es el más grande de los dones que el Creador nos ha reservado.
 
En estos años, hemos crecido y hoy empezamos a dar miedo al poder que comienza a temernos porque sabe que la espiritualidad que nos ha sido enseñada es una acción práctica, una esencia imprescindible del cambio social y espiritual en el mundo.
 
Quien tenga miedo de nosotros sabe que amamos más a los ateos que a los creyentes porque, cuando son justos, en ellos está más Cristo que en quien pálidamente se vale de la misa dominical.
 
Quien tiene temor de nosotros sabe que los últimos nos reconocen si damos el ejemplo, sabe que para nosotros vale más que todo servir a esta misión y que todo lo demás es secundario, incluida la misma supervivencia física, que no es nada comparado con el ideal con el que nos casamos.
Quién nos teme, conoce la fuerza de las ideas que profesamos, el universalismo y la transversalidad de los valores que nos han devuelto vida.
No tenemos miedo de perder la existencia porque sabemos que la vida es eterna. Por eso estamos listos para hacer la revolución solar, a realizar cuanto se nos ha enseñado con la fuerza de las ideas y la no violencia, con la fuerza de la acción sostenida por un fin superior, que no tiene fundamentos en los meros valores materiales o ambición de riqueza.
 
Nos hemos convertido a través de los años, en un movimiento político y espiritual, que une los diversos ámbitos de las religiones. Un movimiento compuesto por el pueblo, por un círculo de iniciados despertados, que anhelan el real conocimiento a través de la acción. Y estamos listos para luchar sin violencia por nuestros ideales y para la realización de un mundo liberado de las fuerzas diabólicas que lo dominan.
 
Esto gracias a tí Giorgio y a las enseñanzas que a través de ti nos llegan de los mundos del Espíritu, más cerca de nosotros de lo que podemos pensar.
 
Gracias por haberte puesto a disposición de la fuerza superior que te atraviesa y nos invita a cultivar nuestra Unión, nuestro discernimiento y nuestro amor por la gran verdad del tiempo de todos los tiempos.
 
Con todo el amor que tengo para el cielo y por la visión de la bienaventurada humanidad.
 
Francesca
Gubbio 20.8.21banner home francesca

 

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio



bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100