Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

alessandraPor Alessandra Alakananda Miccinesi
"El amor que mueve el sol y las otras estrellas", " "amor, que a amar obliga al que es amado", " y así poéticamente. Con sus divinos versos empapados de amor y conocimiento, Dante nos decía que el amor no es otra cosa que el alimento espiritual 'del alma y de lo amado'. Un sentimiento vivo y desinteresado, el amor. Ha sido definido, pintado, esculpido, discutido y declamado de tantas formas que si pudiéramos enumerarlas todas, encendiendo una estrella para cada una, todo el firmamento ardería. El amor duerme en la pluma de los poetas que escriben versos de luz y belleza. Está en el calor de quienes te abrazan, dando voz a un cuerpo que grita la fuerza de un sentimiento eterno. Está en los ojos de quien mira a un niño, o a una persona mayor, con la misma ternura de quien ve apretarse la hebilla circular de la vida con cada respiración. El amor es la emoción de una oración que se puede gritar frente a una cumbre que desafía al infinito o susurrar al pie de un altar sagrado. Es el motor del corazón, el latido de un sentimiento infinito, es la fuerza de la vida. En nombre del amor que todo lo vence, el hombre ha realizado y sigue realizando las acciones más heroicas, atrevidas y conmovedoras. Sin embargo, hablando del más elevado de los sentimientos, las ideas no siempre corresponden a las acciones. Especialmente cuando confundimos amor con posesión.
El yoga durante milenios ha enseñado que el amor es intercambio y armona, pero sobre todo es alegría. Es un estado del corazón que no es suficiente en sí mismo, porque crea vórtices cada vez más grandes a medida que el sentimiento se amplifica y expande, contagiando a otros con sus vibraciones beneficiosas. Dejar libre el amor es una de las prerrogativas de este sentimiento eterno y nutritivo, alrededor del cual el hombre, creado a imagen y semejanza de la Divinidad, construye su plena existencia. Una de las frases más famosas de Su Santidad el Dalai Lama es "Dale a tus seres queridos alas para volar, raíces para regresar y razones para quedarse". Aforismo que explica excelentemente, poética y figurativamente, que el amor debe poder expresarse en el terreno donde los humanos tropiezan a menudo por sus limitaciones. Porque el amor se nutre de la libertad, la autonomía infalible y la anarquía absoluta.
Cada limitación, restricción, deber, promesa u obligación, incluso si está magníficamente oculto por buenas intenciones, encoge las alas del sentimiento amoroso, haciendolo caer desde su cielo de papel. Este amplio preámbulo sirve para enfatizar cómo la sensibilidad y el respeto por el amor que tenemos por los demás (y por nosotros mismos) es fundamental para mantener una existencia equilibrada digna de ser definida como humana.
Todo constructor sabio sabe que para construir un puente sólido se necesitan cimientos y un estudio de la morfología del territorio. Sin embargo, la calidad de los materiales y el análisis del suelo pueden no ser suficientes. Para dar estabilidad al arco se deben respetar los cálculos matemáticos, la influencia de las fuerzas naturales y el impacto de las energías que se aprovecharan en el puente. Nosotros también, para ser brillantes constructores del nuevo mundo, debemos aprender a crear construcciones armoniosas que respeten la belleza natural para que se generen buenas vibraciones. El puente es un bello ejemplo, porque es un poderoso y supremo vehículo de amor. Simboliza la unión porque, a diferencia de los muros, conecta a los pueblos en lugar de dividirlos. Del mismo modo, el yoga puede considerarse un puente de comunión entre las espiritualidades de las culturas del planeta, ya que deja al alma, al espíritu y al cuerpo en plena libertad para seguir el camino evolutivo, de acuerdo con sus sentimientos. Siempre que se respeten las reglas y códigos. Estas reglas, en yoga, se llaman Yama y Nyama y representan los dos primeros pasos de una escalera de ocho escalones (ashtanga, literalmente ocho extremidades) descrita por el sabio Patanjali en sus famosos aforismos de yoga.
Yama y Nyama son los fundamentos del yoga, reglas morales y de comportamiento sin las cuales el yoga es solo gimnasia. Representan las raíces de una filosofía que durante miles de años nos ha alimentado con “Amrita”, el néctar espiritual. Todo investigador serio usa los antiguos preceptos como un paño para limpiar su propio espejo interior y mirar mejor el reflejo del mundo a través de los demás. Yama (abstenciones) y Nyama (observancias) son 10 reglas que sugieren la forma más rápida y efectiva de evolucionar, mejorando el estilo de vida. Después de todo, no sería posible ni siquiera concebible esperar transformar el vector 'cuerpo-mente-respiración' en un vehículo trascendente sin al menos haber tomado una ducha o ayunar. Estos "mandamientos" indios enseñan al sadhaka, (a quienquiera que siga un camino de evolución de la conciencia) a avanzar con eficacia en el camino. Lo que ciertamente no significa no encontrar obstáculos, sino tener los recursos adecuados para evitarlos y llegar a tener una visión clara de la existencia.
Quién hubiera pensado, en tiempos de webinars y streaming regidos por clic y like, que incluso el yoga más moderno y dinámico - desde el aeróbico en la hamaca hasta el acrobático en parejas - podría observar un decálogo moral para expresar su potencial. Yama y Nyama aparecen por primera vez en forma escrita en el siglo V d.C. en los “Yoga Sutra” de Patanjali (una figura que quizás vivió bajo la apariencia de un gramático o un filósofo) universalmente considerado el fundador del Raja yoga, el yoga real. El texto de Patanjali se considera el texto sagrado del yoga-darshana que contiene una sabiduría ancestral en forma alquímica-espiritual. Gracias a este texto, el autor ha transformado el misticismo del yoga en filosofía práctica (el yoga es uno de los 6 sistemas ortodoxos del hinduismo). Para penetrar profundamente en el corazón de las enseñanzas - en los 196 aforismos divididos en 4 capítulos - es necesario el comentario de un gurú o un verdadero maestro de la sabiduría, que ilumine la conciencia del lector para revelar la esencia pura de cada sutra. .
El segundo versiculo del primer capítulo de los “sutras” de Patanjali dice YOGA CHITTA VRITTI NIRODA, es decir, yoga es la ecualización de las ondas de pensamiento de la mente. Donde "ecualizar" significa llevar suavemente chitta (que es el aspecto consciente de lo mental: es decir, el que sabe, el que realmente sabe) para que vibre en una frecuencia estable, libre de picos de energía o cambios bruscos de frecuencia. El ejemplo práctico es el de armonizar la construcción mental como si el aceite se vertiera en un hilo, y no a chorros, sobre la ensalada. La mente, un instrumento que sirve para capturar pensamientos, como una antena receptora, es llevada, a través de técnicas yóguicas, a trascender, como fruto de su conciencia Los Upanishads dicen: La mente es el problema, pero también la solución. Y los mandamientos yóguicos, Yama y Nyama, representan el primer paso para apaciguar las fluctuaciones de la mente.
Yama son las abstinencias (el 'no' hacer), o las reglas que nos permiten vivir en comunidad sin dañar a los demás, al medio ambiente y en consecuencia a nosotros mismos. Son los preceptos que si se usaran en cualquier lugar del planeta elevarían la frecuencia de la Madre Tierra. Nyama, por otro lado, son las observancias (el 'sí' hacer), es decir, las cinco virtudes que aplicamos sobre nosotros, para avanzar rápidamente en el camino evolutivo.
A Yama pertenecen ahimsa (no violencia hacia el prójimo y hacia uno mismo: no a todas las acciones de intimidación y coacción), satya (sinceridad en el verbo, en los pensamientos y también en la conducta), astaya (honestidad intelectual y material: el 'no robar´ mandamiento cristiano), brahmacharia (continencia, es decir, no dispersar la energía sexual y amar lo divino en cualquier criatura), aparigraha (no ser codicioso con el dinero, con los objetos: ser posesivo puede crear frustración y peligrosas manías de control). Por otro lado, Nyama forma parte de saucha (limpieza interior y exterior, no contaminación personal con comida chatarra o uso de sustancias tóxicas: drogas, alcohol, etc.), santosha (contentamiento con lo que uno tiene y quién es), tapas ( austeridades: sacrificios ofrecidos a la comunidad y a nosotros mismos que fortalecen el cuerpo y templan el espíritu), svadiyaya (conocimiento de uno mismo y estudio de los textos sagrados) e ishvarapranidhana (entrega o abandono a lo divino dedicándo al Ser Supremo cada acción, cada pensamiento, cada respiración).
Yama y Nyama son acciones simples, pero difíciles de aplicar. La miserable condición del hombre de hoy, desde un punto de vista ético y moral, lo confirma.Nos acercamos, a pesar de que el yoga se ha convertido en una práctica de moda. Su antiguo y sagrado corazón ha sido denigrado -por ejemplo, se ignoró el aspecto místico-devocional- en beneficio del entrenamiento físico considerado un entrenamiento independiente del resto de las enseñanzas. Dado que ningún camino práctico hacia la iluminación (samadhi) está libre de la purificación de la mente y ningún asceta puede superar la dualidad sin la ayuda del cuerpo, la mente y la materia, que están íntimamente vinculados, deben poder colaborar: al estar hechos de la misma sustancia vital, representan tanto el obstáculo como la herramienta para superarlo. Y si aprendemos a realizar esta tarea con habilidad, incluso en la encarnación actual, podemos esperar dar el salto cuántico. Porque el camino para acceder a las dimensiones más elevadas está pavimentado con creaciones ( crear- acciones) de carácter superior. No solo con buenas intenciones.
Con amor, Alessandra
28 de noviembre de 2020

Archivos adjuntos:
- 14/11/20 El Kurukshetra, mensaje para el hombre cósmico
https://www.thebongiovannifamily.com/cronicas-de-las-arcas-2020/9276-el-kurukshetra-mensaje-para-el-hombre-cosmico.html

- 4-11-20 A propósito del yoga
https://www.thebongiovannifamily.com/cronicas-de-las-arcas-2020/9264-a-proposito-del-yoga.html

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100