Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

spada2DEL CIELO A LA TIERRA

HE ESCRITO EL 19 DE FEBRERO DE 2020:

SANTE PAGANO: UN SOLDADO, UN JOVEN SEDIENTO DE JUSTICIA Y DE VERDAD. ME HA DEDICADO ESTE GENEROSO, QUIZÁS EXAGERADO, ESCRITO, PORQUE ME QUIERE. PERO ES VERDADERO Y TRANSPARENTE.
LEED.
EN FE
G. B.

PLANETA TIERRA
19 de Febrero 2020

UNA ESPADA GRITA EN EL DESIERTO

Prisionero de un Cosmos interior, listo a estallar de un momento al otro, emprendo la marcha como un guerrero al que le han quitado la espada, protagonista de una batalla manipulada, una batalla donde vence la deslealtad y una sumisión despiadada.
Paseo en un olvido coloreado de fiesta, colores que esconden una realidad purulenta, inmersa en la niebla más negra, parece que tuviera ojos casi diferentes, parece que todos casi no puedan ver, o no quieran.
Miro a mi alrededor, busco miradas y complicidad, pero no me ven, pasan adelante, como raptados por esos colores que embriagan su cerebro, su mente, sus almas.
Ya soy mayor, las cicatrices son múltiples, y la batalla se hace cada vez más ardua y pesada, pero es silenciosa, sorda a los oídos de la mayoría.
He caminado por mucho tiempo, mis zapatos están raídos, y tengo en mano por fin una espada, la observo, está completamente oxidada, tiene el mango roto, pero ahora tengo una espada.

Miro atrás mío, miro a aquéllos que dijeron una vez que eran mis compañeros de lucha, tienen puesta una venda oscura, intento llamarlos para que vengan hacia mí, intento que lleguen hasta mi, pero es todo inútil, son víctimas de un juego demasiado sutil como para que se den cuenta de ello, sin embargo tienen espadas maravillosas, resplandecientes, que brillan.
Los miro con atención, les observo, les llamo de nuevo, ya se han perdido, ya no les veo más, sólo una visión borrosa de sus sombras, cegados por deseos que les han devorado su misma vitalidad.
Duele, duele mucho, mi pierna está engangrenada, pero no puedo pararme, ahora tengo compañeros conmigo, a mi lado, me siguen, llevan en las manos arcos, escudos y libros antiguos, nos estamos dirigiendo hacia una meta que ya no recordamos más, vamos a tientas entre luces y sombras, con nuestras armas devoradas por la polilla y la usura, no retrocederemos jamás seguimos adelante por inercia hacia un algo que sólo vemos en nuestro inconsciente más profundo.
Es extraño, sí, muy extraño, gritamos todo lo que podemos, pero nadie nos oye, nadie nos ve, más bien, incluso a veces se ríen de nosotros, mientras en realidad lo que queremos es ponerlos a salvo, estamos solo intentando despertarlos de un sueño que no pueden ver, están confundidos, aturdidos, ahora ya están muertos.
Tenemos con nosotros un libro dorado, un libro que habla de estrellas fugaces llenas de conocimiento, una sabiduría antigua que predice Verdad y Justicia, un libro cuyas páginas hablan de grandes hombres que han bajado a la Tierra para indicarnos el camino hacia una Luz que no conocemos, una Luz cegadora, tan maravillosa que no es fácil comprender su esencia, pero está ahí, en esas páginas, una Luz hecha de esperanza, algo que podría no existir, algo que quizás es sólo fruto de un delirio producido por nuestras mentes cansadas y corruptas.

Pero sigo adelante, seguimos recorriendo el único camino que nos queda, no tenemos otro, no podemos hacer nada más que continuar y combatir.
Ya es de noche, estoy cansado, tengo una herida de la que brota sangre desde hace demasiado tiempo, una herida que pierde luz y esperanza, no sé si lo lograré, no sé si sobreviviré.
Pido ayuda, tengo frío, estoy cansado, muy cansado, grito ayuda, nadie me oye.
Estoy en el suelo, mi cuerpo ya no responde a mis órdenes, ya no siento las piernas, tampoco los brazos, hasta mi alma y mi espada me han abandonado.
Quizás estoy muerto, sí, estoy muerto, las alucinaciones están ganando terreno, veo incluso a un hombre con agujeros en las manos, con los pies pinchados y veo que del costado le sale sangre blanca.

Este hombre viaja por el mundo gritando en un desierto de zombie y durmientes, anuncia y habla de estrellas que están volviendo, guiadas por un Sol estupendo, que tiene semblante humano, casi un Hombre diría yo, casi un Dios.
Su mano me acaricia, su sangre empieza a entrar en circulación dentro de mi, miro a mi alrededor, una gran Luz me circunda, una calma indescriptible, el tiempo se ha parado.
Miro sus manos, me observa mientras lloro, estoy vivo, como no lo había estado nunca antes, quizás no he nacido nunca, quizás no he sido nunca.
Un estremecimiento, aquellas páginas, aquellas profecías, aquel hombre, quiero ir contigo, quiero ofrecerte agua, quiero vestir tus pies, quiero ser tu espada, llévame contigo, en el desierto, llévame donde él, donde ese Hombre casi Dios que descendió desde hace tiempo para sanear nuestras espadas, para alimentar nuestras almas, para enseñarnos que, sin Sacrificio, sin Lucha, sin Justicia y Amor no podremos renacer nunca.

Ahora tengo mi espada conmigo, tengo a mis compañeros de batalla, tenemos una guía, un hombre que acompañar hacia una meta que quizás no conocemos, con nuestros miedos, incertidumbres y debilidades estamos continuando de nuevo ese recorrido que se interrumpió, pero ahora estamos vivos, ahora sabemos, ahora no estamos solos, el desierto es amigo nuestro, tenemos a un hombre con nosotros, a un hombre con una espada que grita palabras de Verdad y Justicia, gritos que pocos escuchan, pero que repican en todo el Cosmos.
Prisionero de un Cosmos interior, ahora estoy listo, listo para estallar, para combatir la batalla de un Hombre casi Dios, un Dios casi Hombre.
Estoy cansado, si, lo estoy, muchas cicatrices, muchas heridas, pero ahora estoy vivo, sì, estoy vivo.

Santo Pagano
19 de febrero 2020 spada

Mensaje adjunto:

EL SOL ES EL ARTÍFICE DE LA DEIDAD

LOS DIOSES SON LOS REALES SERVIDORES DE LA CONCIENCIA UNIVERSAL CÓSMICA.
TAMBIÉN LOS HOMBRES DEL PLANETA TIERRA HUBIERAN PODIDO HEREDAR ESTE DESEADO PRIVILEGIO DIVINO SI HUBIERAN ACEPTADO Y PUESTO EN PRÁCTICA LA LEY REDENTORA DE LA LUZ OMNICREANTE.
RECORDAD: “VOSOTROS SOIS DIOSES Y HAREIS COSAS MAS GRANDES QUE YO”
HABEIS RECHAZADO SER DIOSES Y HACER COSAS QUE HUBIERAN PODIDO TRANSFORMAR UN INFIERNO EN PARAÍSO.
HAN SIDO LOS DIOSES QUE VINIERON DE DIMENSIONES LEJANAS QUIENES, SALVANDO LO SALVABLE E INTRODUCIENDO UNA GENÉTICA PARTICULAR, HAN TRANSMITIDO UN DISCURSO CLARO E INEQUÍVOCO, PARA LA SALVACIÓN DEL PLANETA Y PARA SUSCITAR EN LA CONCIENCIA LA NECESIDAD DE ACEPTAR Y PRACTICAR LA SANTA JUSTICIA Y EL SANTO AMOR DEL PADRE GLORIOSO, CUYO DULCE IMPERIO DOMINA LA TIERRA Y EL CIELO.
EN ESTE TIEMPO UN MENSAJERO SUYO ESTA SOBRE LA TIERRA. EL SE LLAMA GIORGIO BONGIOVANNI Y LLEVA LA INVISIBLE CRUZ DE JESUCRISTO Y LOS SIGNOS SANGRANTES DE SU DOLOR.
BUSCADLO PORQUE ES VERDAD, CIERTO Y VERDADERO, QUE OFRECE A QUIEN LO DESEA LA REDENCIÓN Y LA LLAMADA PARA SER ELEGIDO.

DEL CIELO A LA TIERRA
EUGENIO SIRAGUSA

Nicolosi 3 de Enero 1993
14:45 Horas

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio

ILSICOMOROA

bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 revelaciones box

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100