Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

paolo golinelli webDe Paolo Golinelli
En este tiempo de fuertes perturbaciones emocionales, donde nuestros centros se tensionan más allá del límite de la tolerancia, es más imprescindible que nunca encontrar un centro de gravedad permanente, un testigo interior, la voz del alma que susurra al oído del corazón. Ver más allá de las apariencias dadas por los sentidos del envase físico, por la mente limitante que todo analiza, juzga y disecciona, pero que no es apta para sondear el mundo infinito del ser .

Los dolores corporales están presentes, los pensamientos se forman como hongos después de una lluvia intensa, listos para inundar la mente y conducir la imaginación en vuelos pindáricos, instando a las emociones básicas a galopar sin frenos como caballos enloquecidos, vaciándonos de toda energía. Desconsolados, intentamos cualquier medio para sofocar estas molestias, para silenciar estos gritos, pero rara vez lo conseguimos. Así que me detengo, escucho mi respiración, miro lo que soy, dirijo mi atención a mi corazón y empiezo a percibir el latido, el calor de la llama... unos instantes… y la voz en calma comienza a susurrar al oído del corazón.

"¡Aquí estoy! ¡Estoy aquí a un respiro de ti, a un paso de ti! Siempre he estado aquí y te acompaño, estoy en ti. ¡No te preocupes, nunca estás solo! Respira, cálmate, agradece por estar aquí, por lo que tienes disponible: los dolores son los gritos de tus recuerdos, obsérvalos y ámalos, dales todo el amor que no recibieron. Acaríciate dulcemente y tranquiliza las partes doloridas, inflamadas y rígidas como lo harías con los niños. Abrázate con amor, no tengas miedo, estoy aquí contigo, actúo a través de ti, ¡nunca estás solo!

Ámate con todo tu ser, perdónate con todo tu ser y agradécete por ser quién eres, ten paciencia y fe en lo que estás haciendo, en el camino que has tomado. Ama a tus seres queridos, a tus amigos y conocidos, ámalos y perdónalos porque actúan en la ignorancia, en el miedo y no ven más allá de lo que están haciendo. Toléralos e inspíralos a ser mejores, con la delicadeza que sabes que tienes.
Cuando el miedo, la ira o el rencor sobrevienen, visualiza al Cristo luminoso mirándote, radiante en una cegadora luz dorada justo delante de ti, que con inmenso amor se brinda y te invita a ser como Él. Sentirás que se disuelven todas las emociones bajas y todos los miedos, porque Él trae la verdad, trae la presencia del ser, trae la voluntad de ir más allá de tus límites.

Ahí estás, ahora estás a las puertas del Reino de los Cielos: cuando el amor, la gratitud, el perdón y la paciencia llenan tu corazón, estás en estado de presencia del ser. Aliméntate en la Fuente y deja toda perturbación. Ahora ve, estoy aquí, recuérdalo, a un suspiro de distancia de ti: siempre que te sientas abrumado, ¡acuérdate de Mi!”
¡Aquí estoy, gracias, Padre mío, que hablas a través de mi alma, la voz del corazón!

Pablo Golinelli
22 de noviembre de 2022

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

ban3milenio



bannersitoarca

Sitios relacionados

 logofunimanuevo2015lavida box 

crop boxcatania3 

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100

Suscríbase a nuestro boletín de noticias
Estoy de acuerdo con el términos y condiciones y el Política de privacidad