Esta página web utiliza cookies de carácter técnico propios y de terceros, para mejorar la navegación de los usuarios y para recoger información sobre el uso de la misma. Para conocer los detalles o para desactivar las cookies, puedes consultar nuestra cookie policy. Cerrando este banner, deslizando esta página o haciendo clic sobre cualquier link de la página, estarás aceptando el uso de las cookies.

quel dolce sospiro santeDe Sante Pagano

¿Quién eres muerte? Quién eres tú, compañera infalible de los antiguos días.
Eres fuego, eres vida, eres verdad absoluta.
Ardes, y consumes, matas y quemas a aquel que, gimiendo, decide con ardor arrojarse a tus llamas. Aquel que ya muerto elige morir para siempre, para vivir eternamente.

¿Quién eres tú, muerte? Que, sin piedad, despellejas cada célula de nuestros cuerpos, de nuestras almas, y enciendes nuestros miembros, y disuelves nuestro espíritu, para que lo viejo pueda hacer lugar a lo nuevo.
Y tu mentira, ¿quién eres? Tú, criatura maldita que vagas entre las almas de este mundo. Tú, enemiga traicionera de siempre, que tanto amas despojar y desnudar a cualquiera que se cruce con tus pasiones desenfrenadas.

Y quien eres tu vida? ¿quién eres tu verdad? Invitadas indeseables de este mundo infame. Odiadas y despreciadas en todos los rincones. Ustedes, las víctimas de innumerables matanzas, no conocen muerte alguna.

¿Quiénes son ustedes vida, muerte y resurrección? ¿Quiénes son sino las hijas del mismo padre y de la misma madre? ¿Quiénes son ustedes, sino el fruto de ese amor infinito que pulsa en la profundidad de todo el Cosmos? Quiénes son ustedes, sino las fieles siervas de la causa primera de todo lo que nos rodea y nos gobierna.

¿Son ustedes aquel Dios del que siempre el hombre ama hablar? ¿Son ustedes la máxima representación de eso que definimos como Ley?

Ven muerte entonces, haznos difuntos no en la carne sino en el espíritu, en la conciencia, para renacer en la eternidad, y sanciona para siempre el veredicto final de nuestra existencia. Ven muerte, y hazte vida, resurge como un ave fénix de tus cenizas, y que nadie pueda decir que está vivo sin antes haberte conocido.

Y ven vida, acógenos en el dulce manto de tu candor, y conduce nuestras sombras hacia el camino, el camino angosto que conduce a la casa del amo de esta morada. Una morada cálida, amorosa, justa y poderosa... Eterna. Para que nuestros pasos conduzcan en una sola dirección, hacia esa única meta. El objetivo final de cada uno de nuestros respiros, la fuerza devastadora que impregna cada dolor, cada injusticia, cada prepotencia. La esencia misma que se eleva más allá de la propia presencia... tú, que eres Ley, tú que eres atemporal, despiadadamente justa, eterna e infalible.

Ven muerte, y hazte vida, para que la ley prevalezca sobre todo. Para que nadie pueda renacer sin morir primero, porque nadie podrá vestirse con nuevas ropas sin antes despojarse de sus errores.
Renace entonces y hazlo ahora, porque la verdadera vida no es mañana. La verdadera vida es ahora. Y que nadie puede decirse vivo sin tomar por esposa a ese dulce suspiro llamado Verdad.

Link musical: https://music.youtube.com/watch?v=kF_bgDQWEOQ

Sante Pagano

28 de abril del 2022

06-01-22 NASA: Posibilidades que el Cristo se haya encarnado también en otros planetas
https://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2022/9890-nasa-posibilidad-que-el-cristo-se-haya-encarnado-tambien-en-otros-planetas-habitados.html

03-12-21 Verdades cósmicas e infinitas
https://www.thebongiovannifamily.com/mensajes-2021/9854-verdades-cosmicas-e-infinitas.html

 

Suscríbase a nuestro boletín de noticias

Por favor, habilite el javascript para enviar este formulario

DVD - Boletines

mensajes secretos es

unalagrima2

boletineslink

Sitios amigos

220X130 mystery

ban3milenio



bannersitoarca

Sitios relacionados

delcielo box logofunimanuevo2015
lavida box  crop box
catania3 

Libros

ilritorno1 TAPA LIBRO laira
cop dererum1 humanidadtapa
books2 TAPA100

Suscríbase a nuestro boletín de noticias
Estoy de acuerdo con el términos y condiciones y el Política de privacidad